¿Sabías que alrededor del 90% de los gatos mayores de 7 años pueden tener artrosis?

La osteoartritis en gatos es una enfermedad muy frecuente pero muy poco diagnosticada, porque a diferencia de los perros la artrosis en gatos no produce cojera.

Los signos que pueden manifestar son los cambios en el comportamiento o en sus rutinas, como por ejemplo: dejar de jugar, no subir a las alturas donde antes si subía, o pensar pensárselo bien antes de subir. También les puede molestar que los cojas en brazos o que les acaricies.

Es una patología crónica, progresiva y muy dolorosa, por eso es tan importante realizar chequeos geriátricos con radiografías para poder detectar la enfermedad.

Gato mayor con dolencias