Casi por instinto, cuando nos quedamos sin comida para nuestro gato, le abrimos una lata de atún. A ellos les encanta y a nosotros nos quita de un problema de manera rápida.

Pero ¿es realmente bueno darle una lata de atún a nuestro gato?

Es posible que hayas hecho la consulta alguna vez en internet y hayas pensado que es un veneno terrible, pero, no te asustes. Realmente, los gatos sí pueden comer atún, pero solo de forma esporádica. Nada va a pasar por ese día en que te has quedado sin comida y has decidido abrir una lata de atún. Si la lata es de salmón, en lugar de atún, mejor que mejor.

5 motivos por los que debemos evitar dar a nuestro gato atún en lata

  1. La lata de atún contiene altos niveles de mercurio y de sodio. En grandes cantidades puede ser un veneno para tu gato y en pequeñas cantidades pueden provocarle problemas digestivos. Ya en 1973, en este estudio se habían observado cambios neurológicos en gatos después de una dieta a largo plazo de atún contaminado con mercurio.
  1. Las latas suelen contener Bisfenol A (BPA), este producto químico industrial está siendo estudiado, pero las últimas investigaciones han demostrado que el BPA puede filtrarse en los alimentos o las bebidas de los envases. Evita el uso de latas o busca aquellas que indiquen en la etiqueta que están libres de BPA. En Europa se permite en envases que van a contener alimentos salvo en la fabricación de biberones y botellas dedicadas a la alimentación infantil. Evita este tipo de envases en gatos, especialmente los pequeños y recién nacidos por su tamaño y constitución.
  2. Las latas de atún aportan demasiada grasa y sal para el gato. En la medida de lo posible, procura que la lata sea «al natural» en lugar de «en aceite». Si es en aceite, escurre la totalidad del aceite.
  3. El atún en lata durante el proceso de limpieza y preparación pierde gran parte del hierro, calcio y vitaminas que contiene. Por eso, el uso continuado no aporta los nutrientes necesarios para la salud del minino.

Definitivamente el atún enlatado no es lo más recomendable, sin embargo, una lata, o un poco de atún mezclado de forma esporádica no va a desencadenar en un problema para la salud del gato. Es evidente que una dieta basada regularmente en latas de atún es perjudicial para el gato, recuerda, la base de una buena alimentación pasa por una dieta equilibrada.