¬ęS√≠ que est√° vacunado pero perd√≠ la cartilla¬Ľ, ¬ęel chip se lo pusieron de cachorro pero se le debi√≥ de caer¬Ľ, ¬ęno le doy de mi comida¬Ľ, ¬ęest√° gordo pero no ser√° porque no salgo a correr con √©l todos los d√≠as!¬Ľ‚Ķ Y as√≠, una tras otra…

De las anteriores afirmaciones, podr√≠amos casi asegurar que el 85% son mentiras (o el 99%). No pasa nada, no hay que dar al vererinario m√°s explicaciones que las necesarias, pero, en ocasiones, estas ¬ęmedias verdades¬Ľ pueden influir negativamante en el diagn√≥stico de determinadas enfermedades o patolog√≠as.

Los animales no pueden comunicarse con el veterinario, y por ello no pueden ofrecernos detalles de su d√≠a a d√≠a. Detalles tan importantes como la dieta, lo √ļltimo que ha comido, si lleva una vida sedentaria, si lleva una alimentaci√≥n saludable o si se ha puesto ciertas vacunas.

Tanto la cartilla como los informes y los datos cl√≠nicos, nos aportan mucha informaci√≥n de utilidad a la hora de tratarlos, pero, en m√ļltiples ocasiones, los animales acuden a otro veterinario por diferentes motivos, buscando una segunda valoraci√≥n, por desplazamiento, por descontento, etc etc. Esto a priori no supone ning√ļn problema, es importante acudir con la cartilla y todos los datos posibles ya que arrojan mucha luz a la hora de diagnosticar, tratar y/o medicar.

Así que recuerda, trae la cartilla, si tiene, aunque sea con una sola vacuna (o ninguna), cuéntanos lo que te preguntemos, sin medias verdades. Estarás favoreciendo nuestro trabajo y atención y lo mejor, estarás haciendo un gran favor a tu mascota.