Día internacional de cancer de mama

La gravedad del cáncer de Mama en perras y gatas

Cada 19 de octubre se celebra en el mundo el Día Internacional del Cáncer de Mama, con tal motivo, se busca sensibilizar y concienciar a las personas de todo el mundo sobre la importancia de realizarse un examen de mamas con regularidad con la finalidad de detectar cualquier signo o anomalía. Lo mismo para nuestras mascotas.

Es importante conocer las cifras del Cáncer de Mama para darnos cuenta del alcance de esta enfermedad en perras y gatas.

Según la VSSO (Sociedad Veterinaria de Oncología Quirúrgica), los tumores en gatas representan el 17% de tumor más común, siendo el 90% de ellos, malignos.

Los tumores mamarios son el tercer tumor más común en gatos y representan el 17% de todos los tumores en gatas.
Predisposición de raza: gatos doméstico de pelo corto y siamés.
Edad media 10-12 años (rango, 9 meses a 23 años).
Los gatos siameses se asocian con tumores mamarios a una edad más temprana y con una mayor tasa de invasión linfática.

Los tumores mamarios en gatos suelen ser malignos (85% -93%).
El 80% de los tumores mamarios felinos son adenocarcicomas con los subtipos tubular, papilar, sólido y cribiforme más comunes.
80% tiene metástasis en el momento de la eutanasia.
Sitios metastásicos: ganglios linfáticos, pulmones, pleura, hígado, diafragma, glándulas suprarrenales, huesos y riñones.
La metástasis esquelética es más común en las extremidades distales que en la proximidad del codo o la rodilla como en los perros.

En las perras se dispara más la aparición de tumores, representa el 42% de tumor más común, de los cuales, más de la mitad, el 52% son malignos. 

Los tumores mamarios son el tumor más común en las perras y representan el 42% de todos los tumores y el 82% de los tumores reproductivos.
Edad media 6-10 años y rara <4 años
Predisposición de raza: Pointer, el Setter irlandés, el Spaniel bretón, así como el springer Spaniel inglés, el Labrador retriever, Mastín de los pirineos, el Samoyedo, el Airedale terrier, el Caniche toy y caniche miniatura, el perro salchicha y el Keeshond.
Los tumores mamarios en perros machos suelen ser malignos.
Los tumores mamarios múltiples son comunes: 672 hembras Beagles enteras seguidas durante toda su vida, con un 71% con al menos 1 tumor mamario y un 61% con> 1 tumor mamario.

Bulldog francés con cancer de mama

Recomendaciones

Desde Canido Veterinarios no nos cansamos de repetir que el mejor tratamiento es la prevención. Siempre.

Nuestra recomendación es clara. En cachorras (y cachorros) castrar en su primer año de vida, ya que se reduce bruscamente la posibilidad de apariciones de cáncer de mama u otro tipo.

En caso de no estar castrada, en Canido Veterinarios, a cada perra o gata que acude a revisión rutinaria o a vacunarse, realizamos unos controles rutinarios de palpación y observación de glándulas mamarias.

¿Cómo podemos detectar tumores?

La forma más sencilla de detectar cáncer de mama es la palpación de todas las mamas. La aparición de algún bulto extraño, secreción o herida en una o varias mamas, por insignificante que sea, debemos consultarlo al veterinario a la mayor brevedad posible. El tiempo es fundamental para evitar una metástasis.

En ocasiones, la apatía, falta de energía y apetito o una respiración anormal puede ser un indicativo, aunque no notemos bultos extraños.

Tratamiento

Sí se ha detectado alguna anomalía en las glándulas mamarias es fundamental hacer las oportunas pruebas. Por normal general, un análisis de sangre, una biopsia y radiografía nos darán las claves exactas de la gravedad del tumor.

Detectado el tipo de tumor y gravedad, el veterinario toma las decisiones oportunas que, generalmente, suelen derivar en la combinación de cirugía, lo menos invasiva posible combinada con quimioterapia.

Recuerda, el mejor tratamiento es la prevención.


El estrés en los perros

Una gran cantidad de perros hoy en día viven con ciertos grados de estrés.

Malas situaciones y tensiones dentro de su entorno, malas experiencias con otros perros, malos paseos o paseos insuficientes… Todas estas cosas, y muchas más, pueden hacer de nuestro perro un animal con niveles más o menos altos de estrés.

La tenencia responsable de un animal implica también cuidar de esta parte de su salud, y desde Grupo Canidos Veterinarios os dejamos 3 sencillas pautas que os pueden dar alguna idea a la hora de mejorar la calidad de la convivencia y la tranquilidad de vuestro perro.

Un entorno saludable

Por supuesto, que el animal sea feliz dentro su propio hogar y se sienta integrado y no apartado en un rincón es lo más importante para garantizar su estabilidad anímica.

A nuestros animales les encanta tener la posibilidad de jugar y descansar con nosotros, pues desde el momento en el cual decidimos traerlo a casa, es parte de la familia.

El paseo

Siempre lo decimos: piensa si cuando sacas de paseo a tu perro sales a pasear tú o el perro. Este detalle es importante, pues el animal debe sentirse libre para pararse, moverse (dentro de unos límites seguros), no sentir tirones en la correa justificados por la prisa de su dueño… El paseo es para ellos, es estupendo que el perro camine a tu lado, pero también necesita este tipo de paseos en los que el animal puede sentir cierta autonomía (aunque vaya con la correa, puede ir muy floja) para así poder pararse a oler el tiempo que necesite. Este punto, el poder detenerse a oler el tiempo que necesite, es uno de los mayores reductores de estrés para nuestro perro. Y es generalmente el momento que más dueños suelen “cortar” al tirar de la correa impacientes.

oliendoSalir de lo cotidiano

Esta es probablemente la pauta más complicada para algunas personas, debido al tipo de vida, pero siempre en la medida en la que nos sea posible podemos plantear alguna salida a un lugar tranquilo con nuestro perro. Tendrá la oportunidad de relacionarse en otro entorno (una playa, una zona de campo…) y quizá también con otras personas y perros.

Esta es una opción fabulosa para todos los perros, pero sobre todo para aquellos que tienen su residencia en una zona ruidosa o en una ciudad… Animales que se encuentran en su día a día con todos los estímulos de una ciudad (semáforos, coches, ruidos…), cambiar por unas horas esos estímulos por otros es para ellos un gran beneficio… Y para nosotros también.

 


Otodectes o ácaro de los oídos, observada en Canido Veterinarios

Octodectes, el ácaro de la sarna del oído

El ácaro Otodectes cynotis, es el responsable de la peligrosa sarna del oído. El Otodectes se localiza en el conducto auditivo externo y en más de la mitad de los casos provoca una desagradable otitis, sobre todo en los gatos.

Su ciclo biológico es de 21 días. En estos días se multiplica rápidamente, por lo que es común encontrar en los oídos de nuestros gatos y perros afectados ácaros adultos, pequeños e incluso huevos.

Es importante saber que es una enfermedad muy contagiosa entre los felinos y que, sobre todo, en gatos callejeros es muy común ya que más del 90 % de las otitis en gatos se deben a este ácaro.

Pero podemos estar tranquilos, no es una zoonosis, no existe riesgo ni se contagia a humanos.

Como podemos observar en el video, hemos recogido muestras a un gatito mediante un hisopo de las secreciones y después de observarlas al microscopio hemos identificado un ácaro adulto.

 

¿Qué síntomas tiene nuestro gato?

Lo más habitual es que nuestro animal sienta un picor fuerte por ello, es frecuente que nuestros animales afectados están rascándose la oreja y sacudiendo la cabeza.

El Otodectes cynotis genera una secreción (saliva) en el interior del oído de color oscura que recuerda al café molido. Si observamos este tipo de cerumen oscuro, es importante descartar la infestación por ácaro, ya que, en periodos de tiempo prolongados, puede acarrear en una otitis, trasladarse a la cabeza y el cuello provocando heridas y en situaciones más graves, extenderse por todo el cuerpo.

¿Existe alguna prevención?

La mejor prevención es una revisión periódica. Si nuestro gato tiene acceso a la calle y /o se mezcla con otros felinos, sobre todo callejeros, tiene muchas posibilidades de infectarse.

¿Hay tratamiento?

En el mercado existen antiparasitarios, pomadas eficaces e inyecciones subcutáneas contra el ácaro Otodectes. Además, conviene hacer limpiezas de las orejas y lavados del oído para atajar el problema.

Siguiendo las directrices de un veterinario y el tratamiento impuesto, en 4 o 5 semanas, aproximadamente, podemos eliminar por completo todos los ácaros del oído de nuestro gato.

Recuerda

Si tienes un animal con sarna otodéctica recuerda que es altamente contagiosa. Revisa al resto de animales de la casa, es posible que estén contagiados.

Si encuentras a un animal en la calle y decides acogerlo o quedártelo, revísale las orejas y en la medida de lo posible, sobre todo si tienes más animales en casa, llévalo al veterinario a que haga una revisión rutinaria completa para descartar un posible caso de ácaros.


Consejos para traer tu gato a Canido Veterinarios

Te traemos unos simples y sencillos consejos para que la labor de traer tu gato a la clínica no represente un drama para ambos. Con ello pretendemos que los gatos permanezcan lo más dóciles posible y así evitar estrés para todos, los dueños, los gatos y los trabajadores de la clínica.

  1. Elegir un trasportín adecuado: es muy importante que el trasportín sea rígido y fuerte, que permita su apertura tanto por la parte delantera como por arriba, ya que, durante la consulta para examinar al gato puede ser necesario que la parte superior sea extraíble.
  2. Que el trasportín resulte familiar para el gato: en casa es bueno que el gato interaccione con el trasportín y que lo vea para ello es recomendable mantenerlo abierto y con alguna mantita y juguete que a el le guste y se encuentre cómodo, de esta forma no sólo asociará el trasportín a la visita al veterinario.
  3. Ayudarnos de feromonas felinas: nuestro gato debe sentirse cómodo y entrar al trasportín sin resistencia y con tranquilidad, para lo que recomendamos rociar con Feliway spray (feromonas de gato feliz) una mantita que ya tenga su olor al menos 30 minutos antes de que queramos que se meta dentro. Lo ideal es hacerlo también sobre otra mantita que llevaremos para la vuelta a casa, por si nuestro gatito se hace pis o caca en el camino y también para retirar el olor de la clínica que se pueda quedar impregnado en el tejido.
  4. Conseguir que el gato entre en el trasportín sin que sea un problema: se trata de minimizar el estrés del gato lo máximo posible. Si hemos hecho todo lo anterior lo tendremos más fácil, ya que el gato reconocerá el trasportín y no se mostrará reticente a entrar en el, un juguetito puede ayudar si no funciona sólo con la mantita. Si vemos que aún así se resiste lo mejor es cogerlo y envolverlo con la mantita que habíamos impregnado con Feliway y que ya tenía su olor también y meterlo con cuidado en el interior del trasportín por la puerta delantera o por arriba.
  5. Evitar ruidos y movimiento en el coche: los gatos son muy sensibles al ruido y a los movimientos bruscos, por lo que es recomendable que el trasportín se sitúe o bien detrás del asiento del conductor o sujeto con el cinturón de seguridad. Además debemos evitar poner la radio muy alta e ir tranquilos durante el trayecto, puesto que el gato percibe también nuestro nerviosismo.
    La mayoría de los gatos viajan más tranquilos si cubrimos el trasportín.

*Nunca debemos llevar a nuestro gato suelto dentro del coche

  1. Al salir del coche y caminar hacia la clínica intentar que el trasportín no se zarandee o choque con tus piernas.
  2. Una vez que entres a la sala de espera nuestra recepcionista te indicará donde es mejor colocar a tu gato mientras no pueda atenderlo en consulta su veterinario, lo recogerá o te pasará con el a una zona en la que pueda estar tranquilo.
  3. Es importante que una vez termine la consulta cambies la mantita por la limpia y de vuelta a casa repitas el mismo procedimiento en el coche.
  4. Al llegar a casa: si tienes más gatos en casa pueden no reaccionar bien, ya que, a veces el olor de la clínica les resulta extraño. Deja el trasportín con el gato dentro durante unos minutos y observa la reacción de sus compañeros, si estos se encuentran tranquilos puedes abrir el trasportín, pero si notas cierta tensión entre ellos es mejor que lleves a tu gato a otra habitación con su arenero, comida y agua y que pase en esta al menos 24horas para que vuelva a tener un olor familiar.

De esta forma evitarás posibles peleas.

  1. Limpiar y desinfectar el trasportín: es importante hacerlo en casa antes de volver a colocarlo en su sitio habitual, puesto que, como hemos explicado anteriormente el olor del gato en situación de estrés y de la clínica se han impregnado en el y en sus cosas.
    • Recuerda:

*si tienes que traer a consulta más de un gato es importante que cada uno siempre viaje en su trasportín, ya que, si uno de ellos es más nervioso o está más estresado puede alterar a su compañero.

*Pídenos cita previa para evitar que tu gato coincida en la sala de espera con perros u otras especies.

*Adviértenos cuando pidas cita si tu gato se ha estresado mucho en visitas anteriores y procederemos de la mejor forma para minimizar el estrés de tu gato y no dudes en consultarnos cualquier duda al respecto.


Conductas curiosas en los gatos

Los gatos, a pesar de la multitud de años de domesticación (muchos menos que los perros), mantienen sus instintos naturales a la perfección en la mayoría de los casos.

Desde Grupo Canido Veterinarios os mostramos un puñado de curiosidades que tienen que ver con la conducta de estos felinos.

gatito tirado boca arriba en una cama

1. Tapan sus heces.

Los gatos, en comparación con los perros, suelen llamarnos la atención por lo escrupulosos que suelen ser, en su mayoría, a la hora de hacer sus necesidades. Las esconden, las tapan, les ponen tierra o arena encima… Y todo esto sin que sus dueños tengan que enseñárselo. ¿La explicación a esta conducta? Por instinto, el gato trata de tapar o camuflar el olor de sus heces para no delatarse delante de sus posibles depredadores y que éstos no sepan dónde se encuentra.

2. Amasan.

Ropa, almohadas, a otros animales e incluso a ti mismo… Este es un comportamiento aprendido de su época de cachorro, en donde el gato consigue con estes movimientos que la leche de las mamas de su madre salga con más facilidad. En la etapa adulta, se considera una muestra de afecto cuando lo realiza en personas u otros animales, y de tranquilidad cuando lo hace en alguna otra superficie como una almohada o prenda de ropa.

3. Afilan sus uñas.

Arañan sobre superficies generalmente en posición vertical para afilar sus uñas, pero también para marcar con su arañazo de manera visual y con sus feromonas situadas entre las almohadillas de sus patas.

La gran mayoría de los comportamientos de nuestros animales tienen su porqué, y conocerlo nos ayuda a relacionarnos de una manera más saludable con ellos, pues estos comportamientos son, en muchas ocasiones, la forma que el animal tiene de comunicarse con nosotros.