perro tosiendo

La tos de las perreras

Durante el mes de noviembre, en el grupo Canido Veterinarios lanzamos una campaña de vacunación con un 15% de descuento para prevenirla.

La traqueobronquitis infecciosa canina (inflamación de tráquea y bronquios), conocida como "la tos de las perreras", es una enfermedad altamente contagiosa que afecta al sistema respiratorio superior y que se dispara con la llegada del otoño.

El virus se propaga por contacto con otros canes, vía oral y nasal, sobre todo en lugares donde la concentración de perros es alta, como exposiciones caninas, criaderos, clínicas veterinarias, perreras... de ahí recibe el nombre de tos de las perreras. No significa esto que estando en su hogar no pueda contagiarse, un simple paseo puede ser suficiente.

¿Cómo se contagia?

Muy fácil ya que un simple ladrido, lametón, tos, etc. es suficiente para que pase de un perro a otro. El periodo de incubación es de aproximadamente 4 días desde la infección hasta la aparición de los síntomas.

¿Cuáles son los síntomas?

Es fácilmente reconocible ya que el perro tendrá una tos muy fuerte, ronca y seca. Incluso puede parecer que tiene algo incrustado en la garganta. En ocasiones esa tos les provoca arcadas o un leve vómito. Si es el caso, se recomienda llevar la muestra al veterinario para que pueda examinarla.

 

 

¿Es grave?

La tos de las perreras no tiene que ser un enfermedad grave si el animal no tiene problemas de salud. Con un tratamiento adecuado, además de suavizar la irritación de garganta y cuerdas vocales, en una semana estará como nuevo.

En el caso de perros jóvenes la tos puede evolucionar hacia una neumonía bacteriana.

No todas las toses son tos de las perreras. En esta época otras enfermedades pueden confundirse con la tos de las perreras y tratarse de otra enfermedad como una neumonía, bronquitis...

También debemos tener especial cuidado en:

  • Perros mayores ya que su sistema inmune, al igual que en los cachorros, es muy débil.
  • Razas braquicéfalas: Boxer, Bulldog (francés e ingles), Carlino, Boston Terrier...
  • Perros con colapso traqueal o hipoplasia congénita: frecuentemente en razas miniatura (Yorkshire terrier, Pomerania, Lhasa apso, Caniche enano, Chihuahua, Bichón…)
  • Perros con alguna enfermedad cardiaca o respiratoria.

En caso de contagio, la mayoría de los perros, supera la tos sin ninguna complicación y suele curarse en aproximadamente dos semanas con un tratamiento especifico.

Es recomendable acudir a un especialista para asegurarnos de que efectivamente se trata de la "tos de las perreras" y no de un objeto en la garganta, tales como espigas, plástico, astilla de hueso, etc.


El estrés en los perros

Una gran cantidad de perros hoy en día viven con ciertos grados de estrés.

Malas situaciones y tensiones dentro de su entorno, malas experiencias con otros perros, malos paseos o paseos insuficientes… Todas estas cosas, y muchas más, pueden hacer de nuestro perro un animal con niveles más o menos altos de estrés.

La tenencia responsable de un animal implica también cuidar de esta parte de su salud, y desde Grupo Canidos Veterinarios os dejamos 3 sencillas pautas que os pueden dar alguna idea a la hora de mejorar la calidad de la convivencia y la tranquilidad de vuestro perro.

Un entorno saludable

Por supuesto, que el animal sea feliz dentro su propio hogar y se sienta integrado y no apartado en un rincón es lo más importante para garantizar su estabilidad anímica.

A nuestros animales les encanta tener la posibilidad de jugar y descansar con nosotros, pues desde el momento en el cual decidimos traerlo a casa, es parte de la familia.

El paseo

Siempre lo decimos: piensa si cuando sacas de paseo a tu perro sales a pasear tú o el perro. Este detalle es importante, pues el animal debe sentirse libre para pararse, moverse (dentro de unos límites seguros), no sentir tirones en la correa justificados por la prisa de su dueño… El paseo es para ellos, es estupendo que el perro camine a tu lado, pero también necesita este tipo de paseos en los que el animal puede sentir cierta autonomía (aunque vaya con la correa, puede ir muy floja) para así poder pararse a oler el tiempo que necesite. Este punto, el poder detenerse a oler el tiempo que necesite, es uno de los mayores reductores de estrés para nuestro perro. Y es generalmente el momento que más dueños suelen “cortar” al tirar de la correa impacientes.

oliendoSalir de lo cotidiano

Esta es probablemente la pauta más complicada para algunas personas, debido al tipo de vida, pero siempre en la medida en la que nos sea posible podemos plantear alguna salida a un lugar tranquilo con nuestro perro. Tendrá la oportunidad de relacionarse en otro entorno (una playa, una zona de campo…) y quizá también con otras personas y perros.

Esta es una opción fabulosa para todos los perros, pero sobre todo para aquellos que tienen su residencia en una zona ruidosa o en una ciudad… Animales que se encuentran en su día a día con todos los estímulos de una ciudad (semáforos, coches, ruidos…), cambiar por unas horas esos estímulos por otros es para ellos un gran beneficio… Y para nosotros también.

 


Preparando a mi mascota para el frío

  • El pelo mojado es uno de los principales problemas de nuestras mascotas.
  • La calefacción siempre con moderación.
  • Si tú mascota vive en el exterior, conviene que tenga un lugar cálido y seco donde pueda resguardarse.

Con la llegada del frío y las lluvias, al igual que los humanos, las mascotas pueden sufrir enfermedades por los cambios bruscos de temperatura y humedad. Es un buen momento para revisar su cartilla de vacunación. En esta época es muy común que las bajadas de defensas jueguen una mala pasada a nuestras mascotas. Es fundamental que estén protegidos convenientemente contra la tan común tos de las perreras en perros y la rinotraqueitis en gatos.

Si nuestras mascotas salen a la calle, es conveniente secarlo muy bien cuando vuelva a casa y muy recomendable protegerlo con un abrigo o chubasquero.

Mujer con perro abrigado en la nieve

Si tu mascota duerme en el exterior, ten un espacio o caseta seco y resguardado de lluvia y viento para que pueda protegerse. Los días de mucho frío, permítele entrar en casa, en el garaje o en un lugar donde puedas proporcionarle un espacio extra de calor y sequedad.

Bien por las horas de luz, el frio o las lluvias, sobre todos los perros, pasan temporadas largas de inactividad. Uno de los factores de riesgo viene dado precisamente por esa inactividad sumada al frio y humedad y es común, sobre todo en perros mayores, que sufran problemas relacionados con los huesos, músculos y articulaciones. No abandones los paseos por completo, la rutina de salida y paseo es necesaria para tu mascota.

La calefacción es una aliada, pero procura no tener la calefacción excesivamente alta ya que esto provocará un cambio de temperatura mayor cuando tu perro salga al exterior. Tampoco descuides el agua, procura que no esté demasiado fría, sobre todo si el perro vive en el exterior, ya que puede llegar a congelarse. En ese caso, busca un sitio donde poder tener el agua más protegida.

Mantén estos consejos sobre todo si tienes un cachorro, mascota de raza pequeña, de pelo corto o de edad avanzada, ya que son los más vulnerables. Presta especial atención, a tu mascota s ha sufrido ya alguna enfermedad respiratoria.


perro tosiendo

La tos de las perreras

La traqueobronquitis infecciosa canina (inflamación de traquea y bronquios), conocida como "la tos de las perreras", es una enfermedad altamente contagiosa que afecta al sistema respiratorio superior y que se dispara con la llegada del otoño.

El virus se propaga por contacto con otros canes, vía oral y nasal, sobre todo en lugares donde la concentración de perros es alta, como exposiciones caninas, criaderos, clínicas veterinarias, perreas... de ahí recibe el nombre de tos de las perreras. No significa esto que estando en su hogar no pueda contagiarse, un simple paseo puede ser suficiente.

¿Cuáles son los síntomas?

Es facilmente reconocible ya que el perro tendrá una tos muy fuerte, ronca y seca. Incluso puede parecer que tiene algo incrustado en la garganta. En ocasiones esa tos les provoca arcadas o un leve vómito. Si es el caso, se recomienda llevar la muestra al veterinario para que pueda examinarla.

¿Es grave?

La tos de las perreras no es una enfermedad grave si el animal no es muy mayor y no tiene problemas de salud. Con un tratamiento adecuado, además de suavizar la irritación de garganta y cuerdas vocales, en una semana estará como nuevo.

La mayoría de los perros supera la tos sin ninguna complicación. De todas formas, es recomendable acudir a un especialista para asegurarnos de que efectivamente se trata de la "tos de las perrreras" y no de un objeto en la garganta, tales como espigas, plástico, astilla de hueso, etc.