El ronroneo en los gatos

El ronroneo, ese sonido tan adorable como característico dibuja en los amantes de los gatos una sonrisa en la cara en cuanto lo presencian.

Pero… ¿De dónde viene el ronroneo?

Las últimas investigaciones nos dicen que probablemente su origen se encuentre en los músculos de la laringe. No obstante existen diferentes teorías que buscan la explicación a este fenómeno con diferentes resultados.

Gatito ronroneando¿Por qué ronronean los gatos?

Generalmente utilizan este sonido cuando se sienten bien. Esto nos lleva a pensar que el ronroneo es una manera de expresar bienestar, pero… ¿sabías que utilizan también el ronroneo en situaciones que no tienen nada que ver con el bienestar?

Así es, los gatos también pueden ronronear en momentos más incómodos, como por ejemplo las gatas durante el trabajo del parto.

Los gatitos comienzan a ser capaces de ronronear a partir de los dos días de vida y sus madres emiten el mismo sonido para indicarles su presencia e inducirlos así a la calma y al alimento.

También se ha comprobado que los gatos utilizan esta señal para indicarle a otro felino o individuo que no supone ninguna amenaza.

Pueden ronronear incluso estando enfermos o en los momentos previos a su muerte, por lo que se cree que el ronroneo cumple también una función importante a la hora de regular el dolor o el estrés.

gatito ronroneaLas últimas investigaciones nos hablan también de la posibilidad del ronroneo con fines terapéuticos gracias a la frecuencia que tiene este sonido. Se estudia si es posible que los gatos produzcan el ronroneo para mantener su densidad ósea y el estado de sus tendones y músculos en condiciones óptimas, como contrapunto a las amplias horas de descanso e inmovilidad.

Aunque es solamente una posibilidad, numerosos estudios como este, nos lanzan enfoques diferentes sobre este sonido.

Como podemos ver, la finalidad del ronroneo es muy variada. Pueden utilizarlo para transmitir bienestar, para regular las sensaciones dolorosas, para comunicarse, para fomentar la calma… Lo que está claro es que todavía nos queda mucho por descubrir sobre este característico ruido.

El ronroneo, al igual que los gatos, mantiene su halo de misterio.