El ronroneo en los gatos

El ronroneo, ese sonido tan adorable como característico dibuja en los amantes de los gatos una sonrisa en la cara en cuanto lo presencian.

Pero… ¿De dónde viene el ronroneo?

Las últimas investigaciones nos dicen que probablemente su origen se encuentre en los músculos de la laringe. No obstante existen diferentes teorías que buscan la explicación a este fenómeno con diferentes resultados.

Gatito ronroneando¿Por qué ronronean los gatos?

Generalmente utilizan este sonido cuando se sienten bien. Esto nos lleva a pensar que el ronroneo es una manera de expresar bienestar, pero… ¿sabías que utilizan también el ronroneo en situaciones que no tienen nada que ver con el bienestar?

Así es, los gatos también pueden ronronear en momentos más incómodos, como por ejemplo las gatas durante el trabajo del parto.

Los gatitos comienzan a ser capaces de ronronear a partir de los dos días de vida y sus madres emiten el mismo sonido para indicarles su presencia e inducirlos así a la calma y al alimento.

También se ha comprobado que los gatos utilizan esta señal para indicarle a otro felino o individuo que no supone ninguna amenaza.

Pueden ronronear incluso estando enfermos o en los momentos previos a su muerte, por lo que se cree que el ronroneo cumple también una función importante a la hora de regular el dolor o el estrés.

gatito ronroneaLas últimas investigaciones nos hablan también de la posibilidad del ronroneo con fines terapéuticos gracias a la frecuencia que tiene este sonido. Se estudia si es posible que los gatos produzcan el ronroneo para mantener su densidad ósea y el estado de sus tendones y músculos en condiciones óptimas, como contrapunto a las amplias horas de descanso e inmovilidad.

Aunque es solamente una posibilidad, numerosos estudios como este, nos lanzan enfoques diferentes sobre este sonido.

Como podemos ver, la finalidad del ronroneo es muy variada. Pueden utilizarlo para transmitir bienestar, para regular las sensaciones dolorosas, para comunicarse, para fomentar la calma… Lo que está claro es que todavía nos queda mucho por descubrir sobre este característico ruido.

El ronroneo, al igual que los gatos, mantiene su halo de misterio.


El cuidado de las uñas en los gatos

Las uñas de los felinos están formadas por varias capas. Con sus dieciocho uñas (diez en las patas delanteras y ocho en las patas traseras) los gatos rascan, trepan, cazan y arañan, desgastando las capas más superficiales y afilando las siguientes capas que saldrán a la superficie.

Además, los gatos se comunican entre ellos y marcan su territorio gracias a las señales olfativas que desprenden sus glándulas interdigitales (en la zona de las almohadillas) cuando arañan una superficie.

Es recomendable familiarizar a nuestro gato, desde pequeño si es posible, al ritual del corte y cuidado de sus uñas, para que pueda apreciar la manipulación de las patas como algo habitual y no como una situación estresante.

Presionando suavemente las almohadillas de tu gato conseguirás que las uñas sean completamente visibles. Debemos tener claro que no es conveniente cortar demasiado. La zona a cortar es la punta, únicamente la zona blanca, siempre siguiendo la dirección de la uña y evitando la zona de color rosado que nos indica que es ahí donde comienza la vena. Si traspasamos esa zona, le haríamos daño y le provocaríamos sangrado, así que es importante mantener la calma e ir poco a poco, fijándonos en lo que hacemos.

uñas de gatoAdemás, la combinación de cortaúñas y rascador es muy beneficiosa para el cuidado de las uñas en gatos.

Los rascadores, confeccionados con diferentes tipos de cuerda les ayudan a mantener sus uñas en buen estado y les facilitan el estiramiento.

Actualmente en el mercado existen una gran variedad de cortaúñas: de tijera, de guillotina, eléctricos… Debemos cortar la uña de arriba hacia abajo, para prevenir roturas.

Si las uñas de tu gato son visibles cuando está en reposo es un claro indicador de que necesitan ser cortadas. Aprovecha el corte de uñas para revisar que sus almohadillas están en buen estado (sin cortes ni cuerpos extraños).


Conductas curiosas en los gatos

Los gatos, a pesar de la multitud de años de domesticación (muchos menos que los perros), mantienen sus instintos naturales a la perfección en la mayoría de los casos.

Desde Grupo Canido Veterinarios os mostramos un puñado de curiosidades que tienen que ver con la conducta de estos felinos.

gatito tirado boca arriba en una cama

1. Tapan sus heces.

Los gatos, en comparación con los perros, suelen llamarnos la atención por lo escrupulosos que suelen ser, en su mayoría, a la hora de hacer sus necesidades. Las esconden, las tapan, les ponen tierra o arena encima… Y todo esto sin que sus dueños tengan que enseñárselo. ¿La explicación a esta conducta? Por instinto, el gato trata de tapar o camuflar el olor de sus heces para no delatarse delante de sus posibles depredadores y que éstos no sepan dónde se encuentra.

2. Amasan.

Ropa, almohadas, a otros animales e incluso a ti mismo… Este es un comportamiento aprendido de su época de cachorro, en donde el gato consigue con estes movimientos que la leche de las mamas de su madre salga con más facilidad. En la etapa adulta, se considera una muestra de afecto cuando lo realiza en personas u otros animales, y de tranquilidad cuando lo hace en alguna otra superficie como una almohada o prenda de ropa.

3. Afilan sus uñas.

Arañan sobre superficies generalmente en posición vertical para afilar sus uñas, pero también para marcar con su arañazo de manera visual y con sus feromonas situadas entre las almohadillas de sus patas.

La gran mayoría de los comportamientos de nuestros animales tienen su porqué, y conocerlo nos ayuda a relacionarnos de una manera más saludable con ellos, pues estos comportamientos son, en muchas ocasiones, la forma que el animal tiene de comunicarse con nosotros.