bebé y perro durmiendo placidamente juntos

Un nuevo miembro llega a la familia… Presentaciones peludas

Cuando alguien nuevo llega para instalarse en el hogar (ya sea un bebé, un niño o un adulto) es importante no olvidar el cambio que eso supone para nuestros animales.

La tenencia responsable de un animal no engloba solamente los cuidados necesarios para mantener su salud, alimentación y estímulos diarios, si no que implica el ayudar al animal a gestionar este tipo de cambios en el núcleo familiar.

Por todos es conocido algún caso de animal desplazado al llegar a casa una persona nueva: animales que antes vivían en interior y ahora están atados fuera, animales que dejan de recibir sus cuidados diarios, perros que dejan de salir a pasear, falta de asistencia veterinaria, empeoramiento de la alimentación… En muchas ocasiones, tristemente es el animal el que paga las consecuencias. Animal que nosotros decidimos meter en casa.

Debemos recordar que desde el momento en el que decidimos incluir a ese animal en nuestra familia es (o debería ser) de manera permanente y siempre con las mismas condiciones en cuanto a su cuidado. Esto nos ahorrará problemas a la hora de introducir a un nuevo miembro en casa y al animal le asegurará el bienestar que merece siempre, al margen de las idas y venidas familiares.

madre presentando a bebé al perroEntonces… ¿Cómo debemos actuar?

Siempre que un nuevo miembro se incorpora a la familia, ya sea temporal o permanentemente, conviene recordar cuatro puntos básicos a trabajar con nuestros animales que, como sabemos, eran ya miembros de nuestra familia anteriormente.

Las semanas previas.

Si nuestros horarios van a cambiar, lo ideal es acostumbrar a nuestro perro, gato, o animal que sea, a esos horarios con un poco de previsión.

Horarios de paseos, comidas, juegos, momentos de relax… Las semanas previas son ideales para ir realizando los ajustes horarios necesarios para la realización de estas actividades.

Los olores.

Cualquier persona que conviva con animales sabe lo importante que es el olfato para ellos. Por esta razón es conveniente acercarle alguna prenda u objeto que sea de la persona que se incorporará a la familia (si contamos con ella). Si no es posible, algo que el nuevo miembro vaya a usar.

La llegada.

Atiende al animal, él querrá saludarte, sobre todo si llevas unos días fuera. Puede ser el caso de una madre que vuelve del hospital con su hijo, cualquier otro miembro de la familia que hace tiempo que no está en casa y llega con un acompañante… Sea como sea, dedícale un tiempo al animal que probablemente esté deseoso de recibir tu atención y contento por verte de nuevo.

padre presentando a bebé al perroEl “desconocido”.

Las presentaciones han de hacerse en un entorno relajado, con espacio, sin gritos ni tirones.

En el caso de un bebé, permite que el animal lo huela (si previamente ha podido olfatear algo suyo, lo reconocerá), que sea acerque e investigue. Si sabemos que nuestro animal es brusco o no estamos seguros del todo, podemos ponerle una correa, eso sí, nunca le daremos tirones.

Este tramo de la presentación puede durar varias etapas, dependiendo del animal, su predisposición y nuestra capacidad de gestión.

En el caso de una persona adulta, podemos hacer una pequeña presentación fuera de casa (si contamos con un pequeño jardín o finca que forme parte de la casa) para después pasar al interior. Hablar con la persona y explicarle cómo es nuestro animal puede ser de gran ayuda, pues en muchas ocasiones es esa persona la que, sin mala intención, pone nervioso al animal. Si nuestro animal no tolera bien los tonos altos, los movimientos bruscos, las caricias sin confianza, que lo agarren… Es conveniente decírselo a la persona que viene al hogar, porque no debemos olvidar que la adaptación es una cosa de dos y no un trabajo a realizar únicamente por el animal.

La calma y la paciencia en caso de no conseguir los resultados esperados son clave. No olvidemos que nuestros perro o gato lo único que desea es seguir disfrutando de su hogar y sus miembros. Trabajando estos puntos y haciendo uso de profesionales en caso de ser necesario (veterinarios, etólogos, educadores caninos…), conseguiremos casi con total seguridad una integración perfecta.

bebé y perro durmiendo placidamente juntos


mujer con gato

Los beneficios de vivir con un gato

Convivir con un animal está lleno de beneficios.

Un gato, un perro o cualquier otro animal del que nos encarguemos a través de un cuidado responsable nos brindará a nosotros, siempre, mucho más de lo que le damos (un hogar, comida y cuidados).

Desde Grupo Canido Veterinarios os mostramos un puñado de razones por las que convivir con un felino está lleno de ventajas.

Ahí van!

El ronroneo.

Diferentes estudios confirman que ese sonido tan característico de los gatos es beneficioso para nosotros y nos ayuda a relajarnos.

mujer con gatoCalman nuestro sistema nervioso.

Compartir tiempo con tu gato calma el estrés y nos entretiene de una forma muy positiva.

Convivir con un animal como un gato y pasar tiempo con él (jugando, acariciándolo u observándolo) nos mantiene centrados en el presente y este pequeño detalle es fundamental para apartar nuestra mente de la vorágine del día a día.
mujer con gato

Nos ayudan a superar estados anímicos poco deseables.

La ansiedad y la depresión están a la orden del día debido al sistema en el que vivimos. Los animales, y en este caso que nos concierne los gatos, ayudan a sus dueños a mantener una rutina, a cuidarlos y a interactuar con ellos. La tranquilidad que irradian los gatos y los cuidados que deben darles sus dueños hacen de ellos un compañero perfecto para ayudar y animar a aquellas personas que no pasen por un buen momento.

Nos ayudan a paliar la soledad.

Otro gran mal de nuestro siglo, que de nuevo los animales nos ayudan a sobrellevar. Nuestro estilo de vida y sociedad son propicios a que cada vez más personas sufran de soledad.

El amor incondicional de los gatos, su presencia tranquila, la convivencia con ellos… Todos estos aspectos han originado que diferentes estudios (así como el centro americano de prevención de enfermedades) los recomienden como nuestros mejores aliados.

Como podemos ver, ellos siempre nos darán mucho más de lo que podemos darles nosotros. Es nuestro deber cuidarles como merecen, para que ellos puedan seguir regalándonos todos sus beneficios.


Cuidados felinos durante el otoño

Sí, sabemos que aún quedan unos cuantos días de verano y hay que aprovecharlos al máximo, pero es una realidad que el otoño está a la vuelta de la esquina. Por este motivo, desde Grupo Canido Veterinarios os traemos unos cuantos consejos sencillos para no descuidar el bienestar de tu gato al comienzo de la nueva estación.

Cuida su pelaje

Es probable que durante el otoño tu gato haga una muda de pelo, por lo que una buena higiene y cepillado nos ahorrarán mucho trabajo a la hora de limpiar pelo por la casa y él ganará en comodidad.

Bolas de pelo

Debemos prestar especial atención a las bolas de pelo que ingiere el gato como resultado de acicalarse, que serán probablemente más numerosas en las épocas en las que se produce la muda.

La lengua rugosa de los gatos funciona como un “peine”, arrastrando con ella el exceso de pelo muerto. Estas bolas de pelo normalmente se eliminan con las heces pero, en algunas ocasiones, pueden provocar vómitos o causar problemas intestinales

Un cepillado adecuado, una alimentación apropiada y, quizá, el uso de malta, pueden ayudarnos y ser unas fabulosas herramientas a la hora de cuidar este aspecto de nuestro animal.

peinando gatoLlega el frío

Observa la temperatura de tu hogar porque, aunque tú pases menos tiempo en casa, puede ser que tu gato necesite ya una mantita o algún complemento que suela utilizar en las estaciones frías.

No descuides el ambiente

Poco a poco se va notando: las horas de luz menguan, el brillo del sol ya no es tan intenso… Si nosotros podemos sentirlo, ellos también. Con el cambio de estación es probable que paulatinamente retomemos nuestra rutina (trabajo, obligaciones varias, vuelta al cole, actividades…) y pasemos algo menos de tiempo en casa en comparación con el período vacacional.

Para que estos factores no perjudiquen el ambiente casero en el que vive tu gato, trata de mantener unas buenas condiciones de luz en tu hogar: no cierres las persianas o cortinas a cal y canto, permite que tu felino pueda aprovechar las horas de luz aunque tú no estés en casa con él.

Y al llegar a casa… No te olvides de que existe, a pesar de haber vuelto a tus preocupaciones, rutinas y ajetreos diarios. Ellos siempre están ahí, esperándonos.


Almohadillas y calor

Con la llegada del verano, las temperaturas suben y aunque este no sea un lugar especialmente caluroso sí que hay jornadas con temperaturas altas y horas del día que es conveniente evitar si queremos cuidar de las almohadillas de nuestros animales. Si viajas con tu animal a lugares en los que hace más calor, también es recomendable tener en cuenta estas pautas.

Transitar una zona muy caliente (en especial si es cemento o asfalto) puede provocar quemaduras en las almohadillas del animal. No te guíes por tu percepción del calor, recuerda que tú vas protegido con tu calzado, sin embargo, el calzado de nuestro animal son sus propios pies desnudos.

Si vives en una ciudad, tu animal es más propenso a padecer quemaduras en sus almohadillas ya que el calor sumado al cemento son la combinación perfecta para provocar quemaduras.

Pomeranian en asfalto

Desde Grupo Canido Veterinarios te recomendamos que intentes evitar las horas centrales del sol. Ten especial cuidado los días de calor.

Es también una buena idea disfrutar con tu animal de zonas verdes y arboledas. Hará menos calor y el terreno es más amigable.

Recuerda hidratar correctamente a tu animal, especialmente en los días de calor.

Si aún así tu animal sufre quemaduras en sus almohadillas, por favor, no lo trates en casa con ungüentos, trucos caseros o cremas para humanos. Las quemaduras son muy dolorosas y desembocan muy fácilmente en problemas más graves e infecciones. Acude a tu veterinario, allí le proporcionarán tratamiento y alivio de manera sencilla.

Y por último…

¿Conoces la prueba de los cinco segundos?

Si quieres comprobar si ese asfalto que tienes delante de ti en un día caluroso es apropiado para tu animal, coloca el dorso de tu mano sobre el suelo. Si no puedes aguantar tranquilamente durante más de cinco segundos es una señal clara que te indica que tu animal, muy probablemente, sufrirá quemaduras en sus almohadillas.

Cambia de itinerario o de franja horaria para que los dos, tu animal y tú, podáis disfrutar de ese merecido paseo juntos.


No mientas al veterinario 🤥

«Sí que está vacunado pero perdí la cartilla», «el chip se lo pusieron de cachorro pero se le debió de caer», «no le doy de mi comida», «está gordo pero no será porque no salgo a correr con él todos los días!»… Y así, una tras otra...

De las anteriores afirmaciones, podríamos casi asegurar que el 85% son mentiras (o el 99%). No pasa nada, no hay que dar al vererinario más explicaciones que las necesarias, pero, en ocasiones, estas "medias verdades" pueden influir negativamante en el diagnóstico de determinadas enfermedades o patologías.

Los animales no pueden comunicarse con el veterinario, y por ello no pueden ofrecernos detalles de su día a día. Detalles tan importantes como la dieta, lo último que ha comido, si lleva una vida sedentaria, si lleva una alimentación saludable o si se ha puesto ciertas vacunas.

Tanto la cartilla como los informes y los datos clínicos, nos aportan mucha información de utilidad a la hora de tratarlos, pero, en múltiples ocasiones, los animales acuden a otro veterinario por diferentes motivos, buscando una segunda valoración, por desplazamiento, por descontento, etc etc. Esto a priori no supone ningún problema, es importante acudir con la cartilla y todos los datos posibles ya que arrojan mucha luz a la hora de diagnosticar, tratar y/o medicar.

Así que recuerda, trae la cartilla, si tiene, aunque sea con una sola vacuna (o ninguna), cuéntanos lo que te preguntemos, sin medias verdades. Estarás favoreciendo nuestro trabajo y atención y lo mejor, estarás haciendo un gran favor a tu mascota.

 

 


María Cerrato, la primera mujer veterinaria

María Cerrato (Badajoz, 1897-1981) se matriculó en la Escuela Especial de Veterinaria de Córdoba y han pasado ya 96 años desde que obtuvo el título de Veterinaria para poder regentar el herradero de su familia en 1925.

Impulsada por su padre, y ante la posibilidad de que su hermano fuese incapaz de sacar el título, María Cerrato, hija y nieta de veterinarios, se convirtió en la primera española en obtener el título de Veterinaria.

María cursó además solfeo, Magisterio y Farmacia, obteniendo matrículas de honor en Histología Normal, en Anatomía Descriptiva, en Técnica Anatómica y Embriología y Teratología.

"María fue una persona con gran capacidad de trabajo y muy inteligente, a lo largo de su juventud, cursó solfeo en el Conservatorio de Madrid, realizó el bachillerato en Badajoz y consiguió en esa misma ciudad el titulo de maestra, realizó oposiciones y obtuvo plaza en Esparragosa de los Lares (Badajoz), posteriormente solicitó la excedencia para comenzar el preparatorio de acceso a la Universidad en Sevilla. Cursó en Granada los tres primeros años de la carrera de Farmacia. Después se trasladó a Córdoba para realizar los estudios de Veterinaria y una vez finalizada la carrera, terminó la de Farmacia en la Universidad de Santiago de Compostela. A Sevilla trasladó el expediente desde Badajoz, en el mes de junio de 1920, allí realizó el preparatorio para el acceso a la Universidad, cursando entre 1920-1921 las asignaturas que a continuación se relacionan con las calificaciones que figuran entre paréntesis: Física General (AP), Química General (NT) Mineralogía y Botánica (SB) y Zoología (SB). Solicitó, con 26 años, ser alumna de la Escuela Especial de Veterinaria de Córdoba en mayo de 1924, previa presentación de, una certificación académica oficial en la que se demuestra que aprobó el preparatorio en Sevilla y de un certificado médico de aptitud física, expedido por el médico titular de Calamonte (Badajoz)."
(Fuente: Primeras mujeres veterinarias en España de Maria Castaño Rosado).

Tras obtener el título en 1925 y colegiarse al año siguiente, ejerce de Inspectora Municipal Veterinaria en Calamonte. Además, trabajó como maestra y regentó una farmacia en dicho pueblo de manera simultánea.

Hay que resaltar que, aunque fue la primera en obtener el título de Veterinaria, no fue la primera en matricularse. Este honor se lo debemos a Justina González Morilla, 1903-1997, primera mujer Médico, Odontóloga y Pediatra de León y primera estudiante de Veterinaria en España.

Puedes obtener más información sobre las primeras veterinarias españolas en la entrada “Pioneras”. de Amigos de la historia veterinaria.

Mujeres en Veterinaria

Hoy en día, las mujeres matriculadas en veterinaria representan cerca del 80% del alumnado. Pero no fue hasta la década de los 90 cuando el número de matriculados se equiparó.

El 68 % de los veterinarios en nuestro país son mujeres del total de 27.700 veterinarios. Por lo que que no cabe hablar de brecha de género, más bien brecha laboral, como señala uno de los informes de la Confederación Empresarial Veterinaria Española (CEVE): "Cabe más hablar de brecha laboral, peores trabajos y condiciones que los trabajadores de mayor edad, afectando por igual a hombres y mujeres”. Aunque, no es casualidad que los de mayor edad son mayoritariamente hombres con "nombre" en la profesión y que más del 80% de los veterinarios, menores de 30 años, sean mujeres.

Os invitamos a que escuchéis este programa de Spotify titulado Ellas, las pioneras, de Un Veterinario - Divulgación Veterinaria en el que se habla de las primeras mujeres veterinarias de España.


Día internacional de cancer de mama

La gravedad del cáncer de Mama en perras y gatas

Cada 19 de octubre se celebra en el mundo el Día Internacional del Cáncer de Mama, con tal motivo, se busca sensibilizar y concienciar a las personas de todo el mundo sobre la importancia de realizarse un examen de mamas con regularidad con la finalidad de detectar cualquier signo o anomalía. Lo mismo para nuestras mascotas.

Es importante conocer las cifras del Cáncer de Mama para darnos cuenta del alcance de esta enfermedad en perras y gatas.

Según la VSSO (Sociedad Veterinaria de Oncología Quirúrgica), los tumores en gatas representan el 17% de tumor más común, siendo el 90% de ellos, malignos.

Los tumores mamarios son el tercer tumor más común en gatos y representan el 17% de todos los tumores en gatas.
Predisposición de raza: gatos doméstico de pelo corto y siamés.
Edad media 10-12 años (rango, 9 meses a 23 años).
Los gatos siameses se asocian con tumores mamarios a una edad más temprana y con una mayor tasa de invasión linfática.

Los tumores mamarios en gatos suelen ser malignos (85% -93%).
El 80% de los tumores mamarios felinos son adenocarcicomas con los subtipos tubular, papilar, sólido y cribiforme más comunes.
80% tiene metástasis en el momento de la eutanasia.
Sitios metastásicos: ganglios linfáticos, pulmones, pleura, hígado, diafragma, glándulas suprarrenales, huesos y riñones.
La metástasis esquelética es más común en las extremidades distales que en la proximidad del codo o la rodilla como en los perros.

En las perras se dispara más la aparición de tumores, representa el 42% de tumor más común, de los cuales, más de la mitad, el 52% son malignos. 

Los tumores mamarios son el tumor más común en las perras y representan el 42% de todos los tumores y el 82% de los tumores reproductivos.
Edad media 6-10 años y rara <4 años
Predisposición de raza: Pointer, el Setter irlandés, el Spaniel bretón, así como el springer Spaniel inglés, el Labrador retriever, Mastín de los pirineos, el Samoyedo, el Airedale terrier, el Caniche toy y caniche miniatura, el perro salchicha y el Keeshond.
Los tumores mamarios en perros machos suelen ser malignos.
Los tumores mamarios múltiples son comunes: 672 hembras Beagles enteras seguidas durante toda su vida, con un 71% con al menos 1 tumor mamario y un 61% con> 1 tumor mamario.

Bulldog francés con cancer de mama

Recomendaciones

Desde Canido Veterinarios no nos cansamos de repetir que el mejor tratamiento es la prevención. Siempre.

Nuestra recomendación es clara. En cachorras (y cachorros) castrar en su primer año de vida, ya que se reduce bruscamente la posibilidad de apariciones de cáncer de mama u otro tipo.

En caso de no estar castrada, en Canido Veterinarios, a cada perra o gata que acude a revisión rutinaria o a vacunarse, realizamos unos controles rutinarios de palpación y observación de glándulas mamarias.

¿Cómo podemos detectar tumores?

La forma más sencilla de detectar cáncer de mama es la palpación de todas las mamas. La aparición de algún bulto extraño, secreción o herida en una o varias mamas, por insignificante que sea, debemos consultarlo al veterinario a la mayor brevedad posible. El tiempo es fundamental para evitar una metástasis.

En ocasiones, la apatía, falta de energía y apetito o una respiración anormal puede ser un indicativo, aunque no notemos bultos extraños.

Tratamiento

Sí se ha detectado alguna anomalía en las glándulas mamarias es fundamental hacer las oportunas pruebas. Por normal general, un análisis de sangre, una biopsia y radiografía nos darán las claves exactas de la gravedad del tumor.

Detectado el tipo de tumor y gravedad, el veterinario toma las decisiones oportunas que, generalmente, suelen derivar en la combinación de cirugía, lo menos invasiva posible combinada con quimioterapia.

Recuerda, el mejor tratamiento es la prevención.


persona riñendo al perro por destrozos en la casa

Enfadarme con mi perro

Llegas a casa y hay un pis en la cocina, o un arañazo en la puerta, o una almohada, alfombra o cojín roto… ¿Qué hacer, pero sobre todo, qué NO hacer cuando nos encontramos ante este tipo de situaciones en la conducta de nuestro perro?

Lo primero que debemos saber es que los perros aprenden por asociación. ¿Qué quiere decir esto?

Que si le riñes cuando llegas a casa y la almohada la ha roto tiempo atrás, el animal no entenderá absolutamente nada.

Y cuando decimos absolutamente nada, es eso.

Verás que el animal se pone en posición de sumisión, que agacha la cabeza y desvía la mirada… Y es en esos momentos cuando el dueño aprovecha para decir: “¡Mira qué bien me ha entendido! ¡Mira cómo sabe perfectamente lo que ha hecho!”.

No… De nuevo tenemos que decirte que esa frase que la mayoría de nosotros hemos pronunciado alguna vez no es cierta, en absoluto.

El animal, lo único que entiende, es que te estás enfadando con él. Pero no entiende el PORQUÉ.

Y como lo único que entiende es que te estás enfadando, reacciona enviando señales de calma y sumisión, para mitigar tu enfado. Pero, insistimos, no entiende el porqué del enfado. Solamente te ve a ti enfadado. Lo cual es algo difícil también para él, porque el perro intenta constantemente hacerse entender contigo, y en ese momento no lo está consiguiendo, de ahí que enviarte señales de calma y sumisión sea la única forma que tiene para tratar de terminar el conflicto.

perro con objetos destrozados durante nuestra ausenciaLo que nosotros debemos saber:

Cuando reñimos a un animal pasado un tiempo desde que sucedieron los hechos que nos han molestado, debemos ser plenamente conscientes de que el animal no está aceptando su culpa ni aprendiendo en absoluto de la situación, no porque no quiera, si no porque no lo entiende.

¿Es probable que, en algunas ocasiones y tras riñas de este tipo, el animal deje de hacer eso por lo que se le riñe? Es posible, pero debemos tener muy claro que, en estos casos, esos animales dejan de hacer lo que hacen movidos por el miedo o por su intención de no generar conflictos, no porque hayan entendido nada.

Entonces, ahora que sabemos esto… ¿Qué podemos hacer?

Lo primero que debemos sabes es que, como seres sociales, tanto perros como humanos utilizamos el enfado para mostrar nuestro desacuerdo ante determinadas situaciones. Pero debemos tener muy claro que, tanto en un grupo de humanos como en un grupo de animales, como en uno mixto, el enfado no es la base de la educación para el buen funcionamiento del grupo.

Nuestro perro se esfuerza, cada día, por saber lo que queremos de él, pues desea nuestro cariño, y eso nos hace plantearnos que debemos de ser justos a la hora de relacionarnos con él. Nuestras formas de comunicación son completamente distintas. Partiendo de ahí, una educación basada en el cariño, en el entendimiento, en correcciones puntuales y al momento, sin intimidar al animal, y en el refuerzo positivo, nos ayudarán a poder relacionarnos con él de la mejor manera.

Perro avergonzado

En el blog hay varios post en los que diferentes expertos nos enseñan cómo convivir de la manera más saludable con nuestro perro, y también puedes pedir ayuda externa (veterinarios y educadores) ante situaciones que te sobrepasen.


cerdo enjaulado

Día Mundial de la Zoonosis 😷

Hoy, 6 de julio, es el Día Mundial de la Zoonosis. La palabra se deriva del griego zoon (animal) y nosos (enfermedad).

¿Sabes que la Zoonosis es cualquier enfermedad infecciosa que se transmite de forma natural de los animales a los seres humanos y viceversa?

Las pruebas disponibles sugieren que el SARS-CoV-2 tiene una fuente zoonótica. El coronavirus, o covid-19.

El 75% de todas las enfermedades infecciosas emergentes son transmitidas de animales a humanos.

Enfermedades como el ébola, la salmonelosis o la gripe son zoonosis. Por esta razón, Ha habido varias pandemias de gripe a lo largo de la historia, pero las más letales han sido la de 1580, que comenzó en Asia y se extendió a Europa, África y finalmente a América, y la pandemia más letal conocida fue la gran pandemia de gripe española de 1918 (virus A, subtipo H1N1), que se presentó en dos oleadas entre la primavera de 1918 y el otoño de 1919. Se estima que fallecieron entre 50 y 100 millones de personas por aquella pandemia en todo el mundo, aunque los escritos más antiguos hablaban de más de 20 millones de muertos.

De los 1415 patógenos humanos conocidos en el mundo, el 61% son zoonóticos y, por lo tanto, tienen relación directa con las actividades de la salud pública veterinaria.

Además de lo señalado anteriormente, cabe resaltar, que la tuberculosis, la brucelosis y muchas enfermedades parasitarias se adquieren al consumir productos animales. Otras muchas enfermedades como la toxoplasmosis, la triquinosis, el distoma hepático o saguaypé se pueden adquirir al consumir carnes insuficientemente cocinadas o aguas o verduras contaminadas.

Recordad la importancia de luchar contra la leishmaniasis. Cómo indicamos en el anterior post, en el verano y el consecuente aumento de la temperaturas, existe un mayor riesgo.

La leishmaniasis está presente en 98 países y suma una media de entre 1,5 y dos millones de contagios. Alrededor de 30.000 personas fallecen anualmente como víctimas de esta enfermedad.

ZoonosisSegún el Colegio Oficial de veterinarios de las Islas Baleares estan son las zoonosis más importantes:

ZOONOSIS PERROS Y GATOS:

Sistémicas:
Leptospira, Leishmania, Dirofilaria, Pseudomonas, Babesia, Toxoplasma,Ehrlichiosis, Ricketsiasis, Lyme.
Digestivas:
Giardia, Dipylidium, Cisticercosis, Hidatidosis, Ascaris, Ancylostoma, Trichuris, Strongyloides, Coccidiosis.
Dérmicas:
Dermatofitos, Sarna sarcóptica, Sarna demodécica, Cheyletiellosis.

ZOONOSIS EN ÉQUIDOS:

Sistémicas:
Leptospira, Influenza, Lyme, Westv, Nile, Muermo equino.
Digestivas:
Ascaris, Strongylos, Giardia.
Dérmicas:
Dermatofitos, Sarna sarcóptica, Sarna demodécica.

ZOONOSIS ESPECIES EXÓTICAS:

Sistémicas:
Leptospira, Pseudomonas, Diofilaria, E. cuniculi, Clamydophila.
Primates:
Herpesvirus B, Tueberculosis.
Digestivas:
Giardia, Ancylostoma, Ascaris, Strongyloides, Coccidios, Trichuris
Dérmicas:
Dermatofitos, Sarna sarcóptica, Psoroptes cuniculi, Cheyletiellosis.

Veterinarios y zoonosis

Está en nuestras manos, los veterinarios, prevenir y curar a los animales en beneficio directo de las personas. Los veterinarios trabajamos a diario para prevenir las zoonosis, no solo en las clínicas, tambien en las granjas, las industrias alimentarias, laboratorios, etc.

Alimentación

Según la Chilean journal of agricultural & animal sciences, La Organización Mundial de la Salud (OMS, 2007) y Broglia y Kapel (2011), mencionan la existencia de múltiples factores por los cuales se ha apreciado un aumento en la presencia de las enfermedades zoonóticas, incluso aquellas que se creían controladas, y que están contribuyendo al incremento de las tasas de presentación de las enfermedades transmitidas por alimentos (ETAs).

Dentro de estos factores se incluyen cambios en: las prácticas agrícolas y en los sistemas de producción animal; el comercio, manipulación, procesamiento y transporte de los alimentos; también se incluyen el calentamiento global y el cambio climático; mayor proporción de individuos inmunológicamente comprometidos; rápido crecimiento de la población; aparición de nuevos agentes infecciosos y cambios genéticos (mutaciones) de los existentes; reorientación de políticas de salud para evitar las enfermedades infecciosas; resistencia de los diversos agentes patógenos a las drogas utilizadas para su control; mercados cada vez más globales; cambios en los hábitos alimenticios; escaso desarrollo económico de algunas regiones, y una población humana cada vez más migratoria (OMS, 2007).


perro enfermo

Leishmaniasis, un enemigo para nuestros perros

La leishmaniasis canina es una enfermedad grave causada por un parásito conocido como Leishmania Infantum.

Los mosquitos son los portadores de este parásito. Se infectan cuando pican a un perro portador del parásito y se lo transmiten a los siguientes perros que pican.

Los insectos transmisores de este parásito pertenecen al género Phlebotomus o Lutzomia.

En España, la época de más expansión va desde el final de la primavera hasta el final del otoño.

Puede darse el caso de que algunos animales contraigan la enfermedad y no presenten síntomas, es decir, que sean portadores asintomáticos durante determinado tiempo en función de su sistema inmune.

Se conocen dos tipos de leishmaniasis canina: visceral o cutánea. Siendo esta última la más frecuente, sus síntomas más comunes son:

  • Dermatitis con úlcera o pústula.
  • Alopecia.
  • Descamación, engrosamiento o despigmentación de la piel.
  • Necrosis en orejas.
  • Uñas frágiles y con crecimiento anormal.

En el caso de la leishmaniasis visceral, suelen mostrarse vómitos, diarreas, sangrado por la nariz o fiebre. En ambos tipos, tanto en la visceral como en la cutánea, puede presentarse pérdida de peso y apetito.

perro enfermo

Y nosotros… ¿Qué podemos hacer?

La mejor arma para luchar contra la leishmaniasis es la prevención, durante todo el año, y especialmente en las épocas en las que el parásito presenta una mayor proliferación.

Administrar la vacuna apropiada para combatir este parásito, administrar, de la misma forma, pipetas y collares que protejan a nuestro perro frente al parásito.

Tenemos diferentes herramientas que nos ayudan, de una manera fácil, a mantener a nuestro perro saludable. Pregunta a tu veterinario para informarte y, por supuesto, si tu perro presenta alguno de los síntomas anteriormente nombrados, no lo dudes, acude a tu veterinario, ya que una detección a tiempo, unos buenos cuidados y tratamientos permitirán a tu perro vivir felizmente durante mucho tiempo.