Almohadillas y calor

Con la llegada del verano, las temperaturas suben y aunque este no sea un lugar especialmente caluroso sí que hay jornadas con temperaturas altas y horas del día que es conveniente evitar si queremos cuidar de las almohadillas de nuestros animales. Si viajas con tu animal a lugares en los que hace más calor, también es recomendable tener en cuenta estas pautas.

Transitar una zona muy caliente (en especial si es cemento o asfalto) puede provocar quemaduras en las almohadillas del animal. No te guíes por tu percepción del calor, recuerda que tú vas protegido con tu calzado, sin embargo, el calzado de nuestro animal son sus propios pies desnudos.

Si vives en una ciudad, tu animal es más propenso a padecer quemaduras en sus almohadillas ya que el calor sumado al cemento son la combinación perfecta para provocar quemaduras.

Pomeranian en asfalto

Desde Grupo Canido Veterinarios te recomendamos que intentes evitar las horas centrales del sol. Ten especial cuidado los días de calor.

Es también una buena idea disfrutar con tu animal de zonas verdes y arboledas. Hará menos calor y el terreno es más amigable.

Recuerda hidratar correctamente a tu animal, especialmente en los días de calor.

Si aún así tu animal sufre quemaduras en sus almohadillas, por favor, no lo trates en casa con ungüentos, trucos caseros o cremas para humanos. Las quemaduras son muy dolorosas y desembocan muy fácilmente en problemas más graves e infecciones. Acude a tu veterinario, allí le proporcionarán tratamiento y alivio de manera sencilla.

Y por último…

¿Conoces la prueba de los cinco segundos?

Si quieres comprobar si ese asfalto que tienes delante de ti en un día caluroso es apropiado para tu animal, coloca el dorso de tu mano sobre el suelo. Si no puedes aguantar tranquilamente durante más de cinco segundos es una señal clara que te indica que tu animal, muy probablemente, sufrirá quemaduras en sus almohadillas.

Cambia de itinerario o de franja horaria para que los dos, tu animal y tú, podáis disfrutar de ese merecido paseo juntos.


No mientas al veterinario 🤥

«Sí que está vacunado pero perdí la cartilla», «el chip se lo pusieron de cachorro pero se le debió de caer», «no le doy de mi comida», «está gordo pero no será porque no salgo a correr con él todos los días!»… Y así, una tras otra...

De las anteriores afirmaciones, podríamos casi asegurar que el 85% son mentiras (o el 99%). No pasa nada, no hay que dar al vererinario más explicaciones que las necesarias, pero, en ocasiones, estas "medias verdades" pueden influir negativamante en el diagnóstico de determinadas enfermedades o patologías.

Los animales no pueden comunicarse con el veterinario, y por ello no pueden ofrecernos detalles de su día a día. Detalles tan importantes como la dieta, lo último que ha comido, si lleva una vida sedentaria, si lleva una alimentación saludable o si se ha puesto ciertas vacunas.

Tanto la cartilla como los informes y los datos clínicos, nos aportan mucha información de utilidad a la hora de tratarlos, pero, en múltiples ocasiones, los animales acuden a otro veterinario por diferentes motivos, buscando una segunda valoración, por desplazamiento, por descontento, etc etc. Esto a priori no supone ningún problema, es importante acudir con la cartilla y todos los datos posibles ya que arrojan mucha luz a la hora de diagnosticar, tratar y/o medicar.

Así que recuerda, trae la cartilla, si tiene, aunque sea con una sola vacuna (o ninguna), cuéntanos lo que te preguntemos, sin medias verdades. Estarás favoreciendo nuestro trabajo y atención y lo mejor, estarás haciendo un gran favor a tu mascota.

 

 


gato sano

Cómo detectar el dolor en gatos

En ocasiones es difícil para el propietario saber si su gato tiene dolor. El dolor en gatos no se manifiesta de manera evidente, pero mandan señales que debemos saber reconocer:

  1. Cambio de carácter. Los animales sociables intentarán huir mientras que lo más ariscos reaccionaran de una manera muy agresiva
  2. Postura. El animal tiende a proteger la zona dolorida. Normalmente evitan que los movamos, presentaran los ojos semicerrados, orejas hacia atrás…
  3. Abandono de aseo. El animal deja de asearse. En ocasiones puede parecer que se asea pero simplemente está lamiendo la zona dolorida, generalmente con demasiada frecuencia en una zona en concreto, dejando el resto del cuerpo sin aseo.
  4. Dejar de comer. Reducción de consumo de comida y agua hasta el punto de dejar de comer por completo.

El laboratorio Steagall, conformado por un equipo de veterinarios de la Facultad de Medicina Veterinaria de la Université de Montréal, ha desarrollado la Feline Grimace Scale. Unas pautas e indicativos faciales para detectar síntomas de dolor en nuestros gatos.

Escala de dolor
© Université de Montréal. https://www.umontreal.ca/

La Feline Grimace Scale fue desarrollada usando videos de gatos con dueño, con y sin dolor, que se atendieron en el Hospital Veterinario Docente (CHUV – Centre hospitalier universitaire vétérinaire) de la Facultad de Medicina Veterinaria, Université de Montréal.


gato gordo

Obesidad en gatos

La obesidad en los gatos no es una característica ES UNA ENFERMEDAD!!!!  (el famoso gato Garfield estaba muy enfermo) hasta un 52% de los gatos tienen sobrepeso o son obesos.

Un sobrepreso puede generar patologías asociadas como cistitis idiopáticas, osteoartrosis, diabetes mellitus, lipidosis hepática, alteraciones respiratorias...

Si crees que tu gato tiene sobrepeso te daremos pautas y te ayudaremos a cambiar el estilo de vida de tu mascota.

Las causas más comunes de que tu gato tenga sobrepeso son:

  • Poca actividad (sedentarismo). Juega con tu gato o haz que realice actividad física.
  • Sobrealimentación.
  • Mala alimentación o alimentación inadecuada.
  • Esterilización.
  • Genética.
  • Desequilibrios hormonales.
  • Fármacos.


Dolor crónico en gatos (osteoartritis)

¿Sabías que alrededor del 90% de los gatos mayores de 7 años pueden tener artrosis?

La osteoartritis en gatos es una enfermedad muy frecuente pero muy poco diagnosticada, porque a diferencia de los perros la artrosis en gatos no produce cojera.

Los signos que pueden manifestar son los cambios en el comportamiento o en sus rutinas, como por ejemplo: dejar de jugar, no subir a las alturas donde antes si subía, o pensar pensárselo bien antes de subir. También les puede molestar que los cojas en brazos o que les acaricies.

Es una patología crónica, progresiva y muy dolorosa, por eso es tan importante realizar chequeos geriátricos con radiografías para poder detectar la enfermedad.

Gato mayor con dolencias


Plantas tóxicas para gatos

Un breve y directo resumen de las plantas tóxicas para tus gatos con enlaces a la wikipedia para conocerlas:

Lirios, todas las especies del género Lilum, lirios verdaderos, y las del género Hemerocallis, o lirios de día Todas las partes del lirio son tóxicas, la ingesta de cualquier parte de la planta puede provocar un fallo renal agudo y  la muerte de la mascota.

Lirio
Lirio

Es peligroso incluso que laman o coman el polen o beban el agua de jarrón!!!

Otras plantas muy comunes y toxicas, Calas, Flor de pascua, Acebo, Poto, Costilla de Adán ( muy de moda últimamente)

Nuestros gatos pueden llegar a comer o mordisquear las plantas por aburrimiento o por curiosidad, pero también debido a un comportamiento heredado de sus ancestros.

gato mirando planta


Los perros y el agua

El veterinario Carlos Rodríguez, al frente del programa de radio “Como el perro y el gato” nos daba hace muy poquito unos breves y útiles datos sobre la hidratación de nuestros perros y el agua.

Ahora que se acercan las épocas más calurosas del año (durante la primavera y el verano) os recordamos estos consejos.

¿Agua a libre disposición o dosificada?

Si nuestro perro es capaz de gestionar el cacharro del agua, lo ideal es que tenga en todo momento y a su disposición un cuenco con agua.

No obstante, hay perros que no pueden hacer esto, ya sea porque se la beben toda de golpe o porque debido a una situación especial como una enfermedad o proceso deben tenerla más controlada. En estas situaciones hemos de estar pendientes de ofrecerla con asiduidad y sobre todo en los momentos en los que le ponemos la comida.

¿Y cuando hace calor?

En épocas de calor, hemos de estar siempre pendientes de que nuestro animal disponga de agua fresca y limpia. Debemos estar especialmente pendientes si el cuenco está en el exterior y, tanto dentro como fuera, lo ideal es ir cambiando el agua.

En relación con el tema del cambio de agua, Carlos Rodríguez nos plantea esta reflexión:

"Pensemos en nosotros mismos cuando hace calor y tenemos sed… ¿Preferimos un vaso de agua fresca y limpia o templada, con moscas y partículas varias que han ido cayendo en el vaso?"

perro bebiendo agua fresca en verano

Lógicamente, si es la que hay… El perro la beberá. Pero eso no quiere decir que sea lo correcto. Dentro de un cuidado responsable está el ser capaces de proporcionar una buena hidratación a nuestro animal.

¿Agua fría o agua del tiempo?

Nuestro perro no necesita agua fría de la nevera, ni con hielo. Debe tener a su disposición agua fresca, del tiempo.

El perro tiene sed y necesita ingerir agua limpia. Sin más.

Os invitamos a que de la mano de este mediático veterinario sigamos aprendiendo sobre todo tipo de animales en su fabuloso programa, el cual se emite todos los sábados a partir de las tres de la tarde y los domingos a partir de las dos y media de la tarde.

Enlace web: Como el perro y el gato


Revisión de glándulas anales. Revisión y prevención en la salud del animal.

¿Qué son las glándulas anales?

Las glándulas anales las encontramos en muchos animales, no solo en los perros. Gatos, hurones y otros mamíferos cuentan con ellas.

Son dos sacos situados a ambos lados del ano. Expulsan un líquido marrón/amarillento impregnado de un fuerte olor y cumplen una triple función: lubricación, marcaje y comunicación.

  • Lubricación: Durante la defecación, las glándulas anales cumplen la función de lubricar el ano expulsando líquido.
  • Marcaje: Con las glándulas anales y su olor, nuestro perro deja su rastro. Gracias al funcionamiento de las glándulas anales de los demás animales que van dejando su rastro, nuestro animal olfatea los espacios y reconoce a los demás.
  • Comunicación: Cuando, por ejemplo, dos perros que se encuentran se olisquean el trasero están intercambiando información (sexo, estado de ánimo, estado de salud…).

Glándulas anales de perro¿Cómo reconocer un mal funcionamiento de las glándulas anales?

Un gracioso gesto (para los humanos) que puede esconder un mal funcionamiento de estas glándulas es el que vemos cuando nuestro perro arrastra su trasero junto con las dos patas de atrás, caminando únicamente con las dos patas delanteras.

De la misma forma, un lamido muy frecuente en la zona, intenso olor desagradable en el animal, fiebre, desgana o rabo bajo pueden ser algunos de los indicadores de un mal funcionamiento de estas glándulas.

¿Qué debo hacer si sospecho que mi animal puede tener un problema en sus glándulas anales?

En situaciones normales, las glándulas se vacían solas; pero si no lo hacen pueden surgir problemas.

Lo más recomendable es acudir siempre al veterinario.

Nunca manipularemos sin conocimiento estas glándulas, pues es probable que nuestro animal sufra consecuencias y que, además, no consigamos el vaciado de las mismas.

El veterinario se encargará de vaciarlas y de indicarnos, si fuese conveniente, cómo debemos hacerlo en casa de una manera segura para el animal.

¿Existe algún tipo de prevención?

Una higiene regular, una buena alimentación, el ejercicio y el vaciado periódico (en caso de ser necesario) mantendrán las glándulas de tu animal en perfecto estado, repercutiendo positivamente en su salud y bienestar.


Perro mayor

La longevidad en los perros

Un tema que todos los que tenemos perros hemos tratado, seguramente, es el de la longevidad de nuestros peludos.
Todos conocemos datos, más o menos ciertos, sobre este tema.
Que si un año humano son siete años de perro, que si los perros de razas grandes tienen menos esperanza de vida que los pequeños...

¿Qué hay de cierto en esto?

Determinar la esperanza de vida de un perro es un tema muy complejo.
Cada raza tiene sus propias características, y aún así, cada animal dentro de la misma raza cuenta con las suyas propias.
Lo que sí sabemos a ciencia cierta es que el cruce sin control sobre razas denominadas puras puede causar numerosas patologías hereditarias.
Los perros mestizos cuentan con una gran variedad genética que no los predispone a patologías que se transmiten de generación en generación.

Perro pekinés mayor

Por otro lado, el mito de que un año humano equivale a siete años caninos no es cierto.
La raza, el mestizaje, el entorno en el que viven, el cuidado proporcionado, su condición genética… La longevidad de los perros depende de multitud de factores, por lo tanto, resumirlos con la afirmación “Un año humano son siete años caninos” es completamente inexacto y muy poco preciso.

Lo que sí es cierto es que, por norma general, las razas pequeñas tienen una esperanza de vida mayor que las grandes, y las razas medianas cuenta con una esperanza de vida, también en términos generales, intermedia a la de las razas pequeñas y grandes.

De todas formas y a pesar de esto, recordamos que la raza es solo uno de los múltiples factores que intervienen en la longevidad de nuestro perro.

El cuidado responsable, el cariño, la interacción con los que convive… Son factores también muy importantes.
Así que, probablemente, la mejor opción (y la más satisfactoria para ellos y para nosotros) es la de cuidarlos y disfrutarlos cada día.


María Cerrato, la primera mujer veterinaria

María Cerrato (Badajoz, 1897-1981) se matriculó en la Escuela Especial de Veterinaria de Córdoba y han pasado ya 96 años desde que obtuvo el título de Veterinaria para poder regentar el herradero de su familia en 1925.

Impulsada por su padre, y ante la posibilidad de que su hermano fuese incapaz de sacar el título, María Cerrato, hija y nieta de veterinarios, se convirtió en la primera española en obtener el título de Veterinaria.

María cursó además solfeo, Magisterio y Farmacia, obteniendo matrículas de honor en Histología Normal, en Anatomía Descriptiva, en Técnica Anatómica y Embriología y Teratología.

"María fue una persona con gran capacidad de trabajo y muy inteligente, a lo largo de su juventud, cursó solfeo en el Conservatorio de Madrid, realizó el bachillerato en Badajoz y consiguió en esa misma ciudad el titulo de maestra, realizó oposiciones y obtuvo plaza en Esparragosa de los Lares (Badajoz), posteriormente solicitó la excedencia para comenzar el preparatorio de acceso a la Universidad en Sevilla. Cursó en Granada los tres primeros años de la carrera de Farmacia. Después se trasladó a Córdoba para realizar los estudios de Veterinaria y una vez finalizada la carrera, terminó la de Farmacia en la Universidad de Santiago de Compostela. A Sevilla trasladó el expediente desde Badajoz, en el mes de junio de 1920, allí realizó el preparatorio para el acceso a la Universidad, cursando entre 1920-1921 las asignaturas que a continuación se relacionan con las calificaciones que figuran entre paréntesis: Física General (AP), Química General (NT) Mineralogía y Botánica (SB) y Zoología (SB). Solicitó, con 26 años, ser alumna de la Escuela Especial de Veterinaria de Córdoba en mayo de 1924, previa presentación de, una certificación académica oficial en la que se demuestra que aprobó el preparatorio en Sevilla y de un certificado médico de aptitud física, expedido por el médico titular de Calamonte (Badajoz)."
(Fuente: Primeras mujeres veterinarias en España de Maria Castaño Rosado).

Tras obtener el título en 1925 y colegiarse al año siguiente, ejerce de Inspectora Municipal Veterinaria en Calamonte. Además, trabajó como maestra y regentó una farmacia en dicho pueblo de manera simultánea.

Hay que resaltar que, aunque fue la primera en obtener el título de Veterinaria, no fue la primera en matricularse. Este honor se lo debemos a Justina González Morilla, 1903-1997, primera mujer Médico, Odontóloga y Pediatra de León y primera estudiante de Veterinaria en España.

Puedes obtener más información sobre las primeras veterinarias españolas en la entrada “Pioneras”. de Amigos de la historia veterinaria.

Mujeres en Veterinaria

Hoy en día, las mujeres matriculadas en veterinaria representan cerca del 80% del alumnado. Pero no fue hasta la década de los 90 cuando el número de matriculados se equiparó.

El 68 % de los veterinarios en nuestro país son mujeres del total de 27.700 veterinarios. Por lo que que no cabe hablar de brecha de género, más bien brecha laboral, como señala uno de los informes de la Confederación Empresarial Veterinaria Española (CEVE): "Cabe más hablar de brecha laboral, peores trabajos y condiciones que los trabajadores de mayor edad, afectando por igual a hombres y mujeres”. Aunque, no es casualidad que los de mayor edad son mayoritariamente hombres con "nombre" en la profesión y que más del 80% de los veterinarios, menores de 30 años, sean mujeres.

Os invitamos a que escuchéis este programa de Spotify titulado Ellas, las pioneras, de Un Veterinario - Divulgación Veterinaria en el que se habla de las primeras mujeres veterinarias de España.