Existe una clara relación entre hormonas sexuales y neoplasias mamarias en la perra.
El riesgo de desarrollar una neoplasia maligna en perras castradas antes del primer celo es de tan sólo un 0,05%. Asciende al 8% si la castración se practica después del primer estro y al 26% si se practica después del segundo celo.
No dudéis en contactar con nosotros para pedir información.

 


Artículos similares

Privacy Preference Center