perro enfermo

Leishmaniasis, un enemigo para nuestros perros

La leishmaniasis canina es una enfermedad grave causada por un parásito conocido como Leishmania Infantum.

Los mosquitos son los portadores de este parásito. Se infectan cuando pican a un perro portador del parásito y se lo transmiten a los siguientes perros que pican.

Los insectos transmisores de este parásito pertenecen al género Phlebotomus o Lutzomia.

En España, la época de más expansión va desde el final de la primavera hasta el final del otoño.

Puede darse el caso de que algunos animales contraigan la enfermedad y no presenten síntomas, es decir, que sean portadores asintomáticos durante determinado tiempo en función de su sistema inmune.

Se conocen dos tipos de leishmaniasis canina: visceral o cutánea. Siendo esta última la más frecuente, sus síntomas más comunes son:

  • Dermatitis con úlcera o pústula.
  • Alopecia.
  • Descamación, engrosamiento o despigmentación de la piel.
  • Necrosis en orejas.
  • Uñas frágiles y con crecimiento anormal.

En el caso de la leishmaniasis visceral, suelen mostrarse vómitos, diarreas, sangrado por la nariz o fiebre. En ambos tipos, tanto en la visceral como en la cutánea, puede presentarse pérdida de peso y apetito.

perro enfermo

Y nosotros… ¿Qué podemos hacer?

La mejor arma para luchar contra la leishmaniasis es la prevención, durante todo el año, y especialmente en las épocas en las que el parásito presenta una mayor proliferación.

Administrar la vacuna apropiada para combatir este parásito, administrar, de la misma forma, pipetas y collares que protejan a nuestro perro frente al parásito.

Tenemos diferentes herramientas que nos ayudan, de una manera fácil, a mantener a nuestro perro saludable. Pregunta a tu veterinario para informarte y, por supuesto, si tu perro presenta alguno de los síntomas anteriormente nombrados, no lo dudes, acude a tu veterinario, ya que una detección a tiempo, unos buenos cuidados y tratamientos permitirán a tu perro vivir felizmente durante mucho tiempo.


Lectura perruna

Ahora que parece que el verano quiere asomar la pata, os presentamos una selección de libros perfectos para desconectar en la playa, en la montaña, o en el sofá de casa.

Los protagonistas de todas estas maravillosas novelas son nuestros amigos los perros, a ellos les toca vivir las aventuras en las páginas de sus escritores.

Hemos recopilado historias y escritores para todos los gustos, cada uno de ellos con su estilo personal y su forma de escribir. Porque la lectura es un gran viaje, la lectura perruna es un viaje siempre especial.

“A través de mis pequeños ojos”, de Emilio Ortiz.

Preciosa historia da amistad de Mario y Cross contada a través de los ojos de un perro guía.

-“A través de mis pequeños ojos”, de Emilio Ortiz.

“Un perro”, de Alejandro Palomas.

El galardonado con el premio Planeta 2018 nos trae en esta obra una preciosa historia de amor y amistad entre Fer y su perro R.

Esta obra forma parte de una trilogía, “Una madre”, “Un perro”  y “Un amor”. Recomendadísima.

-“Un perro”, de Alejandro Palomas.

 

“Perros e hijos de perra”, de Arturo Pérez-Reverte.

Pérez-Reverte reúne en este libro una selección de artículos en los que muestra su respeto por la lealtad, el coraje y la nobleza de los perros en contraste con la muchas veces ruin y miserable condición humana.

“Perros e hijos de perra”, de Arturo Pérez-Reverte.

“Los perros duros no bailan”, de Arturo Pérez-Reverte.

Del amor incondicional de Pérez-Reverte a los perros nace este libro maravilloso. Una novela policial, una historia de supervivencia en un mundo donde la lealtad es puro instinto.

«Nací mestizo, cruce de mastín español y fila brasileña. Cuando cachorro tuve uno de esos nombres tiernos y ridículos que se les ponen a los perrillos recién nacidos, pero de aquello pasó demasiado tiempo. Lo he olvidado. Desde hace mucho todos me llaman Negro.»

“Los perros duros no bailan”, de Arturo Pérez-Reverte.

“Flush”, de Virgina Wolf.

Un clásico ambientado en la época victoriana.

Flush, un coker spaniel, se traslada de una granja a su nuevo hogar de Londres y tiene que adaptarse a esa gran ciudad.

Preciosa obra en donde se narra la bonita amistad de una poeta, Elizabeth Barrett y su perro Flush, desde el punto de vista del perro. Un clásico imprescindible.

“Flush”, de Virgina Wolf.

“Patas de perro”, de Carlos Droguett.

Bobi es un niño que ha nacido con patas de perro, por lo que en su colegio es objeto de burlas y vejaciones continuas.

Preciosa fábula sobre la exclusión social, la marginación y el trato hacia lo diferente.

Según el propio autor, esta historia está basada en una noticia que leyó en un diario, la vida de un niño que nació con una deformidad que lo condenó a una vida dolorosa y marginal.

Considerada como una de las mejores novelas chilenas de todos los tiempos.

“Patas de perro”, de Carlos Droguett.

“La balada de Max y Amelie”, de David Safier.

La vida de Cicatriz, una perrita callejera que vive con su familia en un vertedero, cambia de repente cuando en su vida aparece Max, un perro doméstico que le habla de una vida que ella jamás ha conocido.

La búsqueda de ese nuevo mundo comienza para Cicatriz al lado de su amigo Max.

Una novela tierna, sencilla y que nos habla del poder de la bondad, de la amistad y la familia.

“La balada de Max y Amelie”, de David Safier.


libros de perros

El saber no ocupa lugar. Libros sobre perros.

Como siempre, el conocimiento y el saber son herramientas fundamentales para cualquier actividad en la vida, incluida el convivir con un perro. Dentro de la tenencia responsable de un animal, también está el conocer información, fiable y veraz, que pueda ayudarnos y complementar positivamente la vida de nuestro perro.

La oferta en el mercado es amplísima, y precisamente por eso, desde Grupo Canido Veterinarios os traemos una selección de seis libros que os ayudarán a ambos, a ti y a tu perro, a mantener una convivencia feliz, unos paseos saludables, una buena comunicación y unos conocimientos que te puedan servir de gran ayuda.

  • En la mente de un perro de Alexandra Horowitz

Lo que los perros ven, huelen y saben. Un viaje por el pensamiento del perro a través de la experiencia de esta psicóloga cognitiva. Un ensayo científico donde podremos poner nombre y un porqué a muchas preguntas.

  • En la mente de un perroAl otro extremo de la correa de Patricia McConnell

Por qué a veces no entendemos a los perros y ellos tampoco nos entienden a nosotros. Uno de esos libros divertidos y además imprescindible para comprender y educar al perro. Recomendadísimo.Al otro extremo de la correa

  • Por el amor de un perro de Patricia McConnell

Nos ayudará a entender las emociones del perro, porque por supuesto, los perros tienen emociones. En este libro nos enseñan a detectarlas, a interpretarlas y a entenderlas.portada: por el amor de un perro

  • Adóptame de «Santi» Jaime Vidal y Eli Hinojosa

Para quienes han adoptado o están valorando la posibilidad de hacerlo. En este libro se expone claramente, con muchísima información y consejos, todo el proceso adaptativo del perro. "Desde la experiencia y con el corazón, para los perros porque ellos se lo merecen". Adóptame

  • El lenguaje de los perros: Las señales de calma de Turid Rugaas

El perro se comunica, pero lo hace de una manera completamente distinta a la nuestra. Este libro, basado en las experiencias de su autora, nos enseña cómo se comunican los perros y cómo podemos entenderlos.El lenguaje de los perros

  • El choque de culturas de Jean Donaldson

Un punto de vista nuevo y apasionante sobre la ancestral relación entre los humanos y los perros. Jean Donaldson te muestra como piensa tu perro, aquello que lo motiva y como lograr el comportamiento deseado aplicando los principios científicos.

El choque de culturas


perro mordiéndose

Prevención de pulgas en los meses cálidos

Llega la primavera, el verano… Y con estas estaciones más calurosas aumentan las posibilidades de que los animales contraigan pulgas, estos parásitos tan indeseables.

Aunque durante todo el año los animales están expuestos a estos parásitos, la llegada de los meses más cálidos del año aumenta las probabilidades.

Las molestias que pueden ocasionarles las pulgas son el menor de los problemas, lo peor es la cantidad de enfermedades que estos parásitos pueden transmitir a nuestro animal.

Es por esto que llevar una correcta pauta de desparasitación hará la vida más fácil a nuestro animal y a nosotros mismos.

perro pequeño en bañeraA recordar:

  • Desparasitación pautada adecuada. Sencillo para que podamos olvidarnos, con un simple gesto, de este problema.
  • Cepillado correcto del animal.
  • Higiene, que puede reforzarse en caso de ser necesario, con un champú antiparasitario específico para pulgas.
  • Higiene y mantenimiento de los objetos de nuestro animal (juguetes, caseta, zonas en las que pasan el tiempo…).
  • NUNCA utilices un producto destinado a desparasitar a otra especie animal, puedes causarle graves problemas al tuyo. Lo que sirve para una especie puede no funcionar en otra, puede ocasionarle al animal un malestar completamente innecesario, o incluso peor, puede causarle enfermedades graves. Piensa que siempre hay un remedio o solución para cada especie, no te la juegues.

Perro esperando por el paseo

El paseo con tu perro

El paseo nos permite, tanto al perro como a nosotros mismos, desconectar y airearnos, especialmente a ellos que suelen estar más inactivos durante los largos períodos en los que no estamos en casa o en los que estamos en casa pero realizando otras actividades.

Desconectar, mover el cuerpo, olfatear, jugar, interactuar con otros animales, pasear o sencillamente estar tumbados al aire libre, son actividades que mejoran muchísimo la calidad de vida de un perro, y es una necesidad que absolutamente todos tienen.

¿Qué podemos hacer nosotros para que esos momentos tan sumamente importantes para nuestro perro sean todavía mejores? Se entiende que, como propietario del animal, además de la obligación tenemos el interés por mejorar su calidad de vida y de salidas al aire libre.

Chico paseando a un perro por una calle vacia

Desde el Grupo Canido Veterinarios os traemos unos sencillos consejos para poder llevar a cabo el disfrute de las salidas a la calle y paseo con vuestros perros.

1. Permítele olfatear.

Como os contábamos en la anterior publicación, el perro consigue relajarse a través del olfato. Es por eso que debemos eliminar nuestra tendencia a tirar de la correa cada vez que nuestro perro se para a olisquear algún rastro. El olfato es la herramienta que tienen para conocer el mundo y conectarse con él. Permite que tu perro pueda disfrutar de un paseo relajado olisqueando por aquí y por allá.

2. Permítele un momento tranquilo.

Preferiblemente al final del paseo prueba lo siguiente: Descansa sentado en algún sitio durante varios minutos y permite que tu perro decida qué hacer. Puede acercarse a ti y terminar el paseo descansando tranquilamente, o bien caminar u oler libre (o con la correa floja si no es posible dejarlo suelto). Es una sana práctica que el perro esté familiarizado a pasar, fuera de casa, un momento tranquilo con nosotros.

3. La correa.

Este suele ser, en algunas ocasiones, un punto olvidado del paseo. La correa juega un papel fundamental cuando salimos con nuestro perro. Disminuir al máximo la tensión en la correa es vital para que el perro pueda disfrutar del paseo, podemos cambiar nuestra correa habitual por una correa larga o simplemente estar atentos en ofrecerle siempre un gran margen al perro para que se mueva completamente libre a pesar de estar con correa.

Dejemos que nuestros perros disfruten de sus momentos al aire libre de relax y ejercicio físico, pues es un punto importantísimo en su día a día. Con pocos consejos y mucha atención por nuestra parte durante el paseo podemos conseguir que para nuestro perro resulte una experiencia fabulosa.

Ah! Por cierto, no hagas el cafre, no pongas en riesgo ni la salud mental ni la vida de tu perro. Un mal paseo como el del enlace, puede acabar en tragedia. Aunque a los periodistas de Antena3 les parezca "desternillante".


Trabajos de olfato, una buena opción para esta cuarentena

A raíz de los días que vivimos, la rutina de nuestros perros se ha visto también marcada por el cambio. Probablemente menos paseos, más cortos, diferentes.

Desde Canido Veterinarios os proponemos el trabajo del olfato, tanto dentro como fuera de casa, como método para ayudar a nuestros perros a disfrutar de sus momentos de “ocio”.

El uso del olfato baja los niveles de estrés en nuestros perros, los niveles de cortisol bajan poco a poco en perros que son estimulados de esta forma.

¿Por qué? El perro utiliza, a nivel físico y a nivel mental, diferentes herramientas para procesar los olores, manteniendo así su cuerpo y su cerebro en marcha.

Esta práctica les "cansa" mentalmente y les produce satisfacción posteriormente. Algo muy valioso durante cualquier momento, pero indudablemente en los días que vivimos más, ya que ellos también se han visto obligados a modificar sus rutinas. Conseguiremos así que nuestros peludos estén satisfechos y tranquilos, y por consiguiente nosotros también en lo que a ellos respecta.

Perro oliendo su juguete y golosinas

Qué podemos hacer?

  • Deja que tu perro huela, no tengas prisa. Solemos alentar al perro a que siga caminando cuando se paran a oler, pensando que la mejor forma de pasearlo es que camine constantemente. Deja que tu perro se pare, que huela. Para ellos eso es lo mismo que para ti quedar con tus amigos para tomar algo, o leer las noticias en el periódico!
  • Propón juegos de olfato en casa. En este aspecto hay multitud de opciones, desde juegos ya específicamente creados para ellos hasta creaciones caseras que cumplirán la misma función (ojo con piezas pequeñas que se puedan comer o susceptibles de atragantamiento).

Nosotros os proponemos un ejemplo:

Lanza un objeto que reconozca por su olor (un premio de comida, uno de sus juguetes favoritos… algo con lo que esté familiarizado). Una vez que el perro haya comprendido la dinámica comienza a esconder ese objeto que hayas escogido (este paso puede variar, algunos perros conectarán con el juego más rápido que otros). Busca un lugar para esconderlo que no se vea, pero que él pueda encontrarlo y acceder fácilmente.

Por supuesto, al final, un premio a la altura de las circunstancias (saludo efusivo, premio de comida…) ayudará a que tu perro disfrute todavía más con el juego y lo coja con ganas la próxima vez que juguéis.


La cama de nuestro perro

Los perros pasan una gran parte del día en la cama, tumbados y durmiendo. Aproximadamente, un perro duerme 16 horas de media o incluso más en determinadas razas y edades.

Más de media vida durmiendo, o descansando, ya que la mitad del sueño es profundo y la otra mitad es vigilia.

Debido a esa vigilia, nuestro perro necesita muchísimas horas de descanso. Su instinto primitivo es el responsable de que esa fase de vigilia sea tan larga y permanezca atento a los posibles peligros, aunque en nuestro hogar estén completamente protegidos.

Perro con dueña en cama

Es evidente que el sofá y la cama les encanta, y es que es el lugar ideal de descanso para ellos, es cómodo, ligeramente elevado y, además, si están a nuestro lado, estarán más que encantados. En España casi el 20% de los perros duermen en cama con sus dueños, el 42% en Países bajos y el 50% en Estados Unidos. ¡Casi nada!

Pero ¿cuál es la cama ideal de nuestros perros?

Es importante que dispongan de un lugar exclusivo para ellos, aunque después les permitas dormir en el sofá o en la cama. A los perros les gusta tener un lugar al que retirarse a descansar, solos, tranquilos y, sobre todo, protegidos. Su espacio les da muchísima seguridad. Lo ideal sería que ese espacio fuese su cama desde siempre.

La comodidad de la cama es importante, así, por norma general, a los perros de gran tamaño les encantan las camas amplias, mullidas y acolchadas. A los perros pequeños, además de una cama mullidita, les gustan los huecos recogidos, con forma de caseta o iglú en el que "refugiarse".

La facilidad para sacar la cama del hogar es un plus. Si tenemos que mudarnos o tienen que pasar un tiempo fuera de su casa, su cama les va a aportar mucha tranquilidad y ese plus de "antiestrés" al sentirse como en casa.

Elección de la cama

Existen miles de opciones en el mercado, pero no siempre es fácil dar con la cama ideal de nuestro perro. Podemos fijarnos en una serie de características para esa elección: el material, el tamaño, la forma y el grosor.

El material tendrá que ser confortable, sin muchas costuras o adornos molestos, suave y fácil de limpiar y lavar.

Si es un material antialérgico, mejor que mejor. La facilidad para limpiarlo, ventilarlo y lavarlo es fundamental, ya que evitarás la molesta aparición y acumulación de parasitos y pulgas. Recuerda limpiar la cama y ventilarla con regularidad.

Cuidado con la temperatura. Si el hogar es muy cálido, les encantará que el material de la zona de descanso sea lo más fresco posible y no le de mucho calor. Si es fría, el aporte extra de calor que proporcione el material les encantará.

Podemos incluso cambiar el material dependiendo de la estación, en verano más fresquito y en invierno más caluroso.

Perro sentado en cama cuadradaRevisa la parte de abajo de la cama tras horas de sueño, es posible que tenga condensación, se acumule y acabe mojando la cama y dando lugar a la aparición de parásitos. Elevar un poco la cama favorece la ventilación, como en nuestras camas, y evita esa condensación.

Una cama gruesa y no muy dura es, por norma general, su predilección. Actualmente existen materiales extra cómodos, como pueden ser los colchones memory foam y viscoelásticos. Los huesos y articulaciones de tu perro lo agradecerán.

El tamaño de la cama ha de ser adecuado al tamaño actual del perro, es lógico pensar en comprar una camita grande cuando es un cachorro para que le sirva cuando crezca, pero es un error.

Piensa que tu perro busca un espacio donde sentirse protegido y sobre todo un lugar seguro y no lo sienten así cuando en su cama podrían dormir 3 perros más. Es muy importante que no le sobre mucho espacio, que se sienta protegido y recogido.

Observa como duerme y si lo hace estirado, enrollado o semienrollado. Así sabrás la forma de la cama que necesita. Las camas redondas son ideales para los perros que duermen enrollados, las ovaladas para los que disfrutan en posición semienrrollados y las cuadradas para los que cambian de forma durante el sueño.

Un iglú o caseta también suele agradar a nuestros perros, sobre todo a los más pequeños o miedosos. Ese aporte extra de protección hace que duerman y descansen doblemente.

 


¿Son adecuados los disfraces para los perros?

¿Te encantan los disfraces y te encanta disfrazarte?, ¿Te gustaría que tu mascota se disfrazase contigo?

Finalmente has elaborado o has comprado un disfraz para ti y para tu mascota y hacéis un dúo perfecto! estás encantado con la idea, pero… ¿Has pensado en si tu mascota está cómoda, si tiene miedo, demasiado calor, etc.?

Te vamos a dar 6 claves a tener en cuenta si vas a disfrazar a tu perro.

  1. La primera es básica, si observas que al colocarle un simple accesorio como una diadema, un pañuelo atado al cuello o algo parecido, el perro baja la cabeza es que está asustado, intranquilo y ansioso. Aunque te parezca que está muy gracioso, puede estar pasando por un proceso de pánico. Déjalo tranquilo, para ti es una simple foto, para el una tortura.
  2. Si no observas nada de eso pero tu mascota intenta por todos los medios quitarse el disfraz o el accesorio o lo muerde, no se lo pongas, está incómodo.
  3. Si soporta los disfraces, intenta que sea de su talla. Elije un disfraz que no le apriete y que no tenga elementos que le producen rozaduras. Procura que no sea demasiado holgado para que no le arrastre, le impida caminar o pueda tropezar.
  4. Ojo con el calor! Un golpe de calor es muy peligroso. Elije tejidos suaves, delgados y que no produzcan demasiado calor.
  5. Algunas perros se comen lo que sea! Cuidado con los elementos el disfraz, los objetos y adornos pueden ser demasiado atractivos para una mascota voraz.
  6. Colorido, mucho cuidado con el color. Hay 10.000 disfraces mejores que disfrazar a tu perro de Hulk y pintarlo de verde. Algunos tintes o pinturas pueden ser altamente tóxicas.

Ante todo, sentido común. Lo prioritario es el bienestar de tu mascota. Podemos divertirnos sin que nuestra mascota sufra.